Tradicionalmente se los consideraba a los cuatriciclos vehículos de diversión, pero debido a los crecientes accidentes con víctimas fatales quedaron en la mira y ahora para pasear en ellos hay que seguir una serie de normas porque el Gobierno nacional reglamentó su uso.

Para andar en cuatriciclo ahora será obligatorio el patentamiento y el uso de casco, junto a una licencia especial y la verificación técnica vehicular y el seguro.

Así quedó establecido en el decreto 32/2018 difundido en el Boletín Oficial, aunque aún queda pendiente que las provincias adhieran a esta modificación a la ley de tránsito que define que los cuatriciclos serán considerados "vehículo automotor".

También a partir de DNU que reduce los trámites burocráticos de Estado, diversos sectores industriales, tanto de la siderurgia como del rubro maderero, el automotriz y los proveedores de arena, entre otros, podrán utilizar los bitrenes para transportar sus mercaderías por todo el país, con el consiguiente beneficio en ahorro de costos y menor daño en la infraestructura vial. Hasta ahora, sólo estaban autorizados en la provincia de San Luis -ver nota vinculada-.

Sobre los cuatriciclos, se estableció que los conductores estarán obligados ahora a llevar licencia habilitante, cédula, seguro, usar casco con visera o anteojos y que el vehículo esté patentado y que se le realice periódicamente la verificación técnica vehicular (VTV).

Con el cambio también quedaron alcanzados por la norma los vehículos eléctricos de fabricación nacional, como las bicicletas que tienen sistema de pedaleo asistido.

Para que la norma sea un hecho en todo el país falta que las provincias adhieran o que modifiquen las legislaciones locales para imitar la norma nacional.

El cuatriciclo como tal no está regulado como medio de transporte de acuerdo con la Ley de Tránsito, por lo que existía un vacío legal respecto a su circulación. La circulación en cuatriciclos se volvió problemática a partir de que en las temporadas veraniegas los jóvenes comenzaron a utilizarlos para transitar por los médanos y playas, en especial en balnearios de Pinamar, Cariló y Villa Gesell.

La inestabilidad del vehículo y algunos accidentes protagonizados por menores de edad derivaron en que, por ejemplo, el municipio de Pinamar haya prohibido su circulación en las playas del norte del balneario bonaerense. En esa zona balnearia, era frecuente observar circulación de cuatriciclos no sólo en la playas, sino también en las rutas, muchas veces a contramano o sobre la banquina, y con conductores sin casco protector.

Durante la anterior temporada hubo más de diez accidentes en Pinamar, en los que los conductores terminaron con heridas cortantes, fracturas o traumatismos de gravedad. Si bien algunos de ellos llevaban la ropa adecuada, otros ni siquiera tenían puesto el casco en el momento en que se accidentaron.

El último caso fatal ocurrió en las arenas de una playa de Monte Hermoso, el 1 de enero, cuando el joven Agustín Rebol, de 18 años, murió mientras manejaba un cuatriciclo con su novia, quien resultó herida. A la medida de los cuatriciclos, el DNU incluirá modificaciones para la obtención de licencias de conducir en otras categorías.

Mientras antes había dos licencias nacionales de conducir, una para automóviles y vehículos particulares y otra para conductores profesionales, emitidas por dos organismos distintos, ahora ambas se unificarán en la órbita de la Agencia de Seguridad Vial de manera de poder cruzar las bases de datos de infractores, inhabilitados y mejorar el control del proceso.


Muy peligrosos
 

Según el Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi), los cuatri son vehículos peligrosos y difíciles de conducir. Entre las lesiones que más sufren las víctimas están las fracturas y diversos traumatismos. Las causas suelen ser": imprudencia de maniobras en quienes los conducen, falta de control de los padres cuando manejan menores.