El ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad, expuso este martes den el Congreso de la Nación sobre el acuerdo del Gobierno con el Correo Argentino. Previo a las preguntas, el ministro dio una breve síntesis sobre los alcances del acuerdo y detalló la cronología que llevó a la resolución que generó polémica y críticas de varios sectores. En ese sentido, hizo principal hincapié en el manejo del gobierno kirchnerista para que en la actualidad el Estado se vea perjudicado. 

 

"Se desarrolló de inicio a fin en la época kirchnerista, en la llamada década ganada 2003-2015. Tiene una particularidad que quizás nos da a muchos la razón: aquella deuda que en el 2003 eran 296 millones de pesos, en el 2015 se habían descapitalizado a tal punto que solo representaban el 10% del capital. La moneda se había depreciado en un 90% en esa década. Obviamente la inflación fulminó el crédito que tenía el Estado. Esta gestión heredó ese problema. Heredamos tratar de cobrar el 10% que le quedaba a esa acreencia del 2003″, comenzó.

 

Luego, se dedicó a explicar las alternativas que tenía el Gobierno para saldar la deuda: "Las opciones eran seguir haciendo lo que se hizo durante 10 años, la omisión, simulacros de audiencia en el juzgado donde el acreedor no aceptaba la propuesta del deudor, pasaban seis meses, otra audiencia y así pasaron los años y la deuda". 

 

"La otra opción era pedirle la quiebra. No tiene bienes, están los balances presentados, hay razones de por qué esta empresa no tiene bienes. Fue desapoderada en el 2003. Si pedíamos la quiebra no íbamos a cobrar nada", continuó. Y completó: "La tercera opción era intentar cobrar ese 10% que quedaba. Hicimos lo que pudimos. Obviamente que hay un enorme quebrante en perjuicio del Estado". 

 

En el comienzo de su discurso, Aguad ratificó lo que había dicho Macri en la conferencia de prensa sobre la transparencia del Gobierno: "Hay un cambio de paradigma en la forma de gobernar. Este es un gobierno que está dispuesto a decir la verdad y esto no es una metáfora ni es un titulo. Decir la verdad no es asumir una cuestión teológica o filosófica o religiosa. Es un compromiso con la realidad. Es decir que este Gobierno está dispuesto a mostrarle a los argentinos cuál es la realidad que hay en el país y tratar de transformarla".

 

 

 

Asimismo, lanzó una crítica a la oposición por solamente rechazar el acuerdo y no proponer soluciones: "No he escuchado en las criticas a nadie que me diga 'nosotros hubiéramos hecho esto otra'. Vengo acá con la esperanza de encontrar respuestas, si es que nos hemos equivocado".

 

Sobre no incluir a la Oficina Anticorrupción ni a las sindicaturas de la Nación para mostrar transparencia, el ministro se anticipó a posibles preguntas de los diputados y advirtió: "Estaba convencido que estábamos enfrentados al organismo de control más importante de la República, el poder judicial. El Congreso es un órgano importante pero esta la política".

 

A partir de esto, defendió el acuerdo alcanzado: "No podíamos aceptar ninguna quita de capital. Se llegó a un acuerdo que significan 15 cuotas anuales con un interés del 7%. Los otros acreedores no tuvieron la "suerte" que tuvo el Estado porque no se les ofreció lo mismo. Se les ofreció un 20% de quita del capital más 19 cuotas en vez de las 15 que iba a cobrar el Estado. Previo a eso el Estado rechazó la última propuesta de la empresa en noviembre del 2015 que eran 20 cuotas con un interés del 6%. Haber obtenido 15 cuotas es un pequeño logro porque no estamos hablando de 15 cuotas sino de 5 años".