La  mini

stra de Desarrollo Social, Carolina Stanley , aseguró hoy que el Gobierno logró "frenar la tendencia en alza" de la pobreza de los últimos años, aunque admitió que el índice de 30,3% difundido ayer por el Indec "sigue siendo un número que duele".


La funcionaria, además, remarcó que la cifra "es producto en gran medida de muchos años de negación y exclusión, de no trabajar en serio para revertir la situación".

 

"Estamos pudiendo frenar la tendencia, pero claramente es un número que duele, es un número muy alto, sigue siendo un tercio de la Argentina, que nos desvela y nos obliga a trabajar todos los días", consideró Stanley en diálogo con radio Mitre.

 

El Indec informó ayer que el índice de pobreza alcanzó en el segundo semestre del 2016 al 30,3 por ciento del país, alrededor de 12,7 millones de personas, por debajo del 32,2 por ciento del primer semestre.

 

Dentro de ese 30,3 por ciento de pobres, hay un 6,1 por ciento de indigentes, también por debajo del 6,3 por ciento de la medición anterior, y que comprende las personas cuyos ingresos no alcanzan para comprar la cantidad de alimentos suficientes.

 

Según explicó la funcionaria, "en muchos casos la informalidad en el empleo hace que la pobreza crezca en mayor medida en estos lugares y por eso estamos trabajando en lo que es la economía popular, una parte de la economía argentina que necesitamos visibilizar".

 

Respecto la situación de la infancia, la ministra dijo que es "tremendo ver cómo se profundiza la pobreza y la indigencia en los niños" y remarcó especialmente el trabajo que se viene desarrollando en los centros de primera infancia para lograr que "todos los chicos tengan las mismas oportunidades en cualquier parte del país".