La Justicia encontró y logró que declare el vecino que vivía justo al lado del fiscal Alberto Nisman, en el piso 13 de las torres Le Parc. Primer dato: no era chino, como se dijo durante mucho tiempo, sino japonés. Segundo dato, la noche del sábado 17 de enero (el fiscal apareció muerto el 18 a la noche), estaba en su casa y no escuchó ningún disparo, revelaron fuentes judiciales.
 

 

Hiroshi Shiga, ese es su verdadero nombre, declaró ante el fiscal Eduardo Taiano, que investiga la muerte de Nisman. Cuando le preguntaron por aquella noche, respondió que estaba en su departamento, donde vivía junto a su esposa, y que no escuchó ningún ruido extraño. La respuesta llamó la atención de los investigadores.
 

El departamento que alquilaba Shiga fue allanado una semana después de la muerte de Nisman por orden de la entonces jueza de la causa, Fabiana Palmaghini. En ese momento se puso énfasis en una huella y una pisada recogidas por los peritos en un pasadizo donde estaban los aires acondicionados. Pero nunca sirvió como prueba.
 

El vecino  japonés declaró que le llamó la atención, horas antes de la aparición sin vida del fiscal, que el diario estaba tirado en la puerta de servicio del departamento. Ante una pregunta puntual, Shiga, que ya había declarado una vez ante la fiscal Fein, negó que el baño de su departamento tenga alguna conexión o sea contiguo al de Nisman.
 

No es el único vecino de Le Parc que declaró en los últimos días ante el fiscal Taiano. También fue convocado el matrimonio que se cruzó con Diego Lagomarsino en el ascensor principal del edificio el sábado 17 de enero, pasadas las 20 horas, cuando el asesor informático se retiraba del edificio. Ninguno de los dos pudo aportar datos sustanciales a la causa. "No recuerdan la secuencia", confirmó una fuente judicial.