Las grandes obras de infraestructura realizadas en los últimos años en nuestra provincia, además del beneficio propio que conllevan, se han convertido en disparadoras de las denominadas obras complementarias que son necesaria para ofrecer un entorno apropiado. Así, la terminal de ómnibus de Caucete necesitará a la brevedad el ensanche e iluminación de la ruta de acceso y una rotonda o derivador de tránsito en la intersección de las rutas 20 y 270 y las calles Leandro Alem, Justo Castro y la avenida Diagonal Sarmiento.

De la misma forma, el Estadio del Bicentenario, inaugurado el miércoles último, requerirá un trabajo de ensanche y derivadores de tránsito sobre la Ruta 40, que facilite el ingreso de los vehículos a las playas de estacionamiento que se encuentran en los alrededores de la cancha.

Una obra que está próxima a inaugurarse y que surgió como un complemento de la actual ruta 141, camino a la Difunta Correa, es la "senda del peregrino'' con la que se busca solucionar el problema que se origina con los peatones y ciclistas cada vez que se realiza una caminata o cabalgata hasta el oratorio.

De esta misma forma hay una serie de obras, como la construcción de un muro separador entre los dos carriles de la Avenida de Circunvalación que ya ha sido licitada y que pronto se comenzará a realizar, en busca de evitar accidentes provocados por los automotores que se cruzan de un carril a otro.

Cada una de estas obras implican importantes inversiones y garantizan que se mantenga con un elevado porcentaje de ocupación las empresas y los obreros que se desempeñan en ellas, por lo que hay que seguir promoviéndolas para beneficio del movimiento económico de la provincia.