La música se escucha bajito. Las risas de las enfermeras y los médicos la tapan. Sin embargo les alcanza para seguir el ritmo, para menear las caderas, para perrear al mejor estilo reggaetonero. La escena dura varios segundos, las profesionales parecen divertirse como si estuvieran en una fiesta. Pero no. Están en un quirófano, a punto de participar de una cirugía. El cuerpo desnudo de la paciente es la prueba contundente.

Y todo quedó registrado en un video, que salió a la luz días atrás y que desató la polémica y la indignación de todo un país.

El hecho tuvo lugar en la clínica Santa Cruz de Bocagrande, de Colombia, que luego del escándalo despidió a las cinco profesionales que estuvieron involucrados y que con su actitud violaron los protocolos de la salud.

 

"El respeto por la dignidad de cada uno de los pacientes es primordial en nuestra institución, por lo que rechazamos y lamentamos profundamente el comportamiento inapropiado de quienes ejercen profesiones y ocupaciones en el área de la salud, evidenciado en el video grabado en uno de los quirófanos de nuestra institución", señaló, de acuerdo al diario El Tiempo, la clínica Santa Cruz de Bocagrande.

 

Según las autoridades del centro, estas "acciones que atentan contra la dignidad del paciente, violando los protocolos, políticas principios y valores institucionales, enfocados en la calidad y humanización del servicio".

 

Fuente: La Nación