Dolores Winstead, de 83 años, y su marido Trent Winstead, de 88, murieron en el hospital de Saint Thomas West de Nashville (Estados Unidos), luego de pasar sus últimos minutos tomados de la mano en las camas del centro médico.

 

La pareja de Tennessee tenía dos hijos, tres nietos y ocho bisnietos, luego de 64 años de matrimonio.

 

 

De acuerdo con su familia, Trent comenzó con problemas de salud, debieron aplicarle diálisis y luego lo internaron en terapia intensiva por el debilitamiento del corazón.

 

A los pocos días, Dolores empezó a quejarse de un dolor de cabeza y le detectaron aneurisma cerebral, por lo que también debió ser internada.

 

El hospital autorizó a la pareja a compartir el lugar de internación para pasar sus últimos momentos juntos.

 

 

"Ambos terminaron en la misma habitación del hospital. A partir de ese momento, ella duró aproximadamente dos días", contó Shery Trent, en una entrevista a Washington Post.

 

Trent fallecieron a las pocas horas. "Es como si Dios hubiese planificado su viaje y se fueron juntos", sostuvo Sheryl.