"Políticamente incorecto es un acto de libertad, sin que venga un experto académico a decirme qué tengo o no que decir". Poner énfasis en la independencia de sus movimientos. Para Hugo Vinzio ese es "el espíritu de la exposición" que inaugurará mañana en el Auditorio (ver aparte), con la curaduría de su hijo Lisandro (arquitecto) y la presentación a cargo del dibujante Gustavo Acevedo. Hijo del entrañable escultor Mario Vinzio, que falleció en 2007 a los 76 años; Hugo se adentró en las profundidades del arte, luego de transitar "los ríos de adolescencia" siguiendo la herencia de su padre. Y, justamente, este nuevo proyecto es quizás sin buscarlo, en su honor. "Fue mi gran maestro y en mis dibujos está esa conexión con él. Fue un caricaturista fabuloso pero nunca hablamos de por qué lo dejó de hacer. Cuando yo empecé con la caricatura, me apoyó muchísimo. En el fondo de mi corazón, este es un homenaje a mi viejo", evocó dejándose llevar por las emociones, quien tiene piezas adquiridas por coleccionistas privados en el país y el exterior.


También representa el regreso a la exhibición de sus trazos, después de 15 años, porque dibujar jamás dejó de hacerlo, sólo que como una forma de ejercicio. Es que, si bien surgió de una necesidad interior de hacer nuevamente pública esa faceta, Vinzio nunca abandonó el arte de "andar ensuciando papeles por ahí", como le gusta decir. 


"En el arte, el dibujo es como el deportista que hace footing todos los días o el boxeador que entrena antes de subir al ring", agregó el artista de 62 años que, en el último tiempo, se volcó a la pintura y la escultura (la última vez que expuso fue el año pasado) y se encuentra cerca de cumplir las 30 exposiciones individuales en la provincia, en Córdoba y Buenos Aires.


Así nació la muestra que contendrá más de 50 piezas que vieron la luz luego del primer contacto de Vinzio con el lápiz y el papel, al abrir la cancha a la imaginación, en total libertad.


"De pronto, sin que me lo proponga, en algunos casos, la línea me empieza a largar datos", explica quien cuando era niño jugaba con el garabato, como todos; hasta que, un día, se puso de cabeza a encontrarles formas -"como cuando uno se pone a jugar con las nubes", puso como ejemplo-. 


Esa misma modalidad la experimentó recientemente con niños hipoacúsicos en el Hospital Rawson y fue lo que "recargó" sus "baterías". "¡Qué lindo sería mostrar mis garabatos!", se dijo para sus adentros.


Y finalmente, sus anhelos se concretarán con una serie de retratos reunidos bajo el nombre "Políticamente...", que toma dos direcciones, según el autor. "En esta actual cultura de lo políticamente correcto, le saqué a propósito la R para generar inquietud. Mis amigos me lo señalaron como error cuando se los di a leer; además es una manera de mostrar mi pensamiento, cómo veo el mundo, hasta dónde me acerco a él. En definitiva, mi dibujo de hoy es un modo de comunicación, tiene un mensaje, yo ilustro ideas propias, ideas fantásticas o realistas pero concretas. Puedo hablar y decir tantas cosas con una línea, que resulta más eficiente que mis palabras", sostuvo convencido quien, en segundo lugar, indicó que el término apunta a la forma de presentación de la colección, que estará dispuesta como salió de su mesa de trabajo.


"Es como desnudarse y mirarse al espejo, si uno cree que es rubio, ojos celestes, sin panza y sin arrugas está frito, de lo contrario, es lo que se ve, con panza, con canas... Esa honestidad me gustó de esta propuesta", destacó con humor, aclarando que las ilustraciones se colgarán "sin prurito alguno, ni remilgos".


DATO

  • La presentación será mañana a las 21 en el Auditorio J. Victoria (25 de Mayo casi Urquiza) hasta el 5 de mayo. Entrada libre.

 

Sus ilustraciones. Algunas de las creaciones del dibujante que estarán expuestas al público.