La revista People en Español la seleccionó como una de las 25 latinas más influyentes, con esta 
es la tercera ocasión en que es elegida personalidad líder en la comunidad de mujeres latinas y su  
programa Caso Cerrado es el más popular y el de mayor duración entre los shows hispanos con formato de corte tras 16 años en la cadena Telemundo y su emisión en 21 países. Sí, efectivamente, se trata de Ana María Polo, la conductora del talkshow que emite Telefe de lunes a viernes a las 18.30 y en versión "sin censura" los sábados a las 23, donde se ventilan escandalosos y bizarros casos de convivencia.  

 

 

Que encontró a la esposa con juguetes eróticos y se niega a estar con él. Que el empleador utilizó como publicidad las imágenes registradas por las cámaras de su negocio de una exempleada teniendo relaciones con su amante. Que el mejor amigo del nieto se enamoró de la abuela y quiere casarse con ella. Que dejó a su hija en la casa de su mejor amiga y la chica fue contagiada de herpes. Estas y otras tantas situaciones son las que debe enfrentar la doctora Polo, en las noches "hot" de los sábados. En tanto que, por las tardes, los expedientes no tienen ese tenor sexual, aunque siguen siendo igual de sórdidos.  


Tras analizar las descabelladas causas con ayuda de testigos y peritos que, a veces, parecen salidos de una telenovela, es ella la encargada de dictar la sentencia, golpeando con su martillito. 


Antes de ser parte de la tele, Polo litigó en los tribunales en causas de derecho civil y fue también asesora de El show de Cristina, el programa que inventó el formato que comenzó con el nombre de Sala de parejas y continuó como Caso Cerrado, célebre enunciado con el que concluye cada episodio. 


"Soy una persona con sus valores, con sus conceptos y sus creencias, estudié derecho y medié en muchos casos, en la televisión pero también profesionalmente fuera de ella. Tengo un estilo propio que no creo se haya modificado con el paso del tiempo, en realidad no creo haber cambiado mucho, mi idea es que los litigantes se representen a sí mismos y expongan el caso, después intervengo yo. Ordeno, voy buscando el desarrollo y finalmente dictamino sobre el caso, creo que he sido bastante consistente en todos estos años y lo sigo siendo", aseguró desde Miami, donde graba a lo largo de 2 noches semanales en el estudio. 


"Hay muchos televidentes que miran por diferentes motivos. Nadie sabe la fórmula mágica del éxito televisivo, ningún productor, ningún gerente de canal o dueño de una cadena de medios, cuando un programa es exitoso, como el mío, me gusta dejar la magia como algo que está ahí, que tenemos que aceptar", agregó. 


Al mismo tiempo y sobre su histriónico rol, Polo dijo que un abogado de por sí tiene que ser un poco psicólogo, un poco actor y un seductor: "Nadie va a mirar un juicio real de un tribunal porque es aburridísimo, de modo que nosotros tenemos que hacer todo más compacto y también más explosivo".  


Consultada sobre los hechos que captan audiencia, la letrada expresó que "el ser humano es morboso". "Cuando de televisión se trata, los capítulos de más rating son los de violencia, de sexo, de droga, son los temas que más atraen". "Naturalmente el programa va a indagar en esas temáticas no porque al mundo le falte eso sino porque le sobra, estamos reflejando el mundo en que vivimos hoy", puso la firma. 


 
 Más detalles de su vida


Ana María nació en Cuba, de donde huyó con su familia a los 2 años por ser opositores a Fidel Castro, vivió hasta los 12 en Puerto Rico y luego se trasladó a Miami, donde se recibió de abogada y desde donde conduce su programa que se produce por Telemundo para Estados Unidos.  


Ana María se casó a los 19 años con un hombre 10 años mayor que ella, quedó embarazada de su primer hijo pero lo perdió. 


La presentadora también confesó que le diagnosticaron cáncer de mama en 2003 y que por ello le extrajeron sus ovarios. "Al principio era todo una tragedia. Hoy lo miro como una bendición. Me veo como una sobreviviente de la vida", reflexionó la cubana que no tiene hijos de sangre pero sí uno del corazón y está soltera pese al estrellato mediático; incluso en algunos foros hasta se meten con su orientación sexual. 


Así como se la ve, la rubia nacida el 11 de abril de 1959 es exigente con su imagen. "Después del cáncer, de los tratamientos, noté que había una caída de la piel, un cansancio. Me levanté todo, el cuello, la cara", detalló. Y también reveló que se hizo una reconstrucción para igualar sus senos y que desde hace 13 años se aplica bótox, aunque considera que sus secretos para mantenerse joven son la genética y la calidad de sueño. Y... "¡Caso cerrado!".  

 

Las caras más representativas.

D'Alessandro
Moria
Cristina

 

Nicolás

 

Lía

Si querés llorar, llorá 


El show de Cristina presentado por la peruana Cristina Saralegu por Univisión de 2010 a 2012 fue el programa que inventó el formato y se convirtió en uno de los talkshows más consagrados de la televisión. En Argentina, despegó en los '90 con Lía Salgado en Hablemos claro y Hablemos con Lía; Moria Casán con Amor y Moria, La noche de Moria y Entre Moria y vos por América TV dejando para la historia la frase: "Si querés llorar, llorá". Y continuó a principios de 2000 con Zap dirigido por Marcelo Polino; y La Corte, con el abogado Mauricio D'Alessandro -que hace unos meses iba a presentar otro ciclo de la misma onda, pero lo levantaron-, y así otros tantos.  


Ahora, luego del arribo de la doctora Polo, se prendió el sanjuanino Nicolás Magaldi radicado en Buenos Aires, con la bizarra producción El show del problema que va a las 13, por Canal 9.