Tarde de diversión. Pinceles o dedos, todo sirvió para dejar volar la imaginación ayer en el Museo Franklin Rawson. 


Sonrisas, aplausos, burbujas gigantes, deditos manchados de pintura y canciones para una tarde relajada y creativa en el Museo Provincial de Bellas Artes Franklin Rawson, que ayer recibió a los pequeños para celebrar el cierre de las actividades que tuvieron las últimas dos semanas. 


Disfrutando los últimos días del descanso de invierno, los chicos volvieron al museo a disfrutar de la propuesta del museo.


La tarde comenzó con las "Pintayasitas" (Anita Azocar y Soledad Moles), con su rutinas de burbujas y juegos; y junto a ellas, el "pintayasito" Jorge García (que se especializa en globología) hizo una demostración de manejo de una esfera transparente. También hubo maquillaje artístico y varios de los asistentes quedaron lookeados para la ocasión. 

Burbujas. Las Pintayasitas entretuvieron a los peques con pompas de jabón gigantes y juegos. 


Después se pusieron manos a la obra y la témpera comenzó a fluir por las paletas improvisadas para la ocasión, para que los pequeños pintaran libremente. Al mismo tiempo, en el auditorio del museo en el subsuelo, comenzaba Comparto mi talento, que permitió que los chicos se animaran a cantar y bailar ante el público. Días anteriores se había abierto la convocatoria para que los chicos de 4 a 12 años se anotaran, pero a último momento se sumaron chicos que habían asistido como público. Así hubo de todo, desde una canción de Radagast and the Colibriquis que cantó Mariana, hasta la pequeñita Olivia que se animó al hit Calma de Capó, pasando por Estrellita dónde estás, folclore, rap y ukelele. Todos tuvieron su momento y el público aplaudió respetuosamente. 


Además de las actividades organizadas por el MPBA, hubo algunas que fueron coordinadas en conjunto con las fundaciones de Sanatorio Argentino, OSDE y Banco San Juan. 
 

En acción. Los chicos pintaron, cantaron y compartieron en el cierre de las actividades de invierno.