El Vaticano retiró ayer la referencia a recurrir a la “psiquiatría” cuando un padre constata tendencias homosexuales en un hijo de las declaraciones pronunciadas por el papa Francisco la víspera en el avión que lo llevaba de vuelta a Roma desde Irlanda.

 

La palabra fue retirada de la versión oficial de la conferencia de prensa dada a bordo del avión papal “para no alterar el pensamiento del Papa”, explicó un portavoz del Vaticano.

 

“Cuando el Papa se refiere a 'psiquiatría', está claro que quería dar un ejemplo sobre las diferentes cosas que se pueden hacer”, explicó la española Paloma García Ovejero. El Pontífice no quería decir que se trata de “una enfermedad psiquiátrica”, precisó.

 

Interrogado sobre qué le diría a los padres que detecten orientaciones homosexuales en su hijo, el Papa respondió: “Les diría, en primer lugar, que recen, que no condenen, que dialoguen, entiendan, que den espacio al hijo o a la hija”, dijo.

 

Luego consideró que había que tener en cuenta varias aspectos, entre ellos la edad y la historia personal. “Cuando eso se manifiesta desde la infancia, hay muchas cosas por hacer por medio de la psiquiatría, para ver cómo son las cosas. Otra cosa es cuando eso se manifiesta después de los 20 años”, precisó. “Nunca diré que el silencio es un remedio. Ignorar a su hijo o hija con tendencias homosexuales es un defecto de paternidad o de maternidad”, declaró.

 

Las declaraciones del Papa generaron rechazo entre asociaciones de defensa de los homosexuales franceses que las tildaron de “irresponsables” al tratar la homosexualidad como si fuera una enfermedad.

 

Según la oficina de prensa del Vaticano, “con esa palabra no quiso decir que era una enfermedad psiquiátrica, sino que tal vez hay que ver cómo están las cosas a nivel psicológico”, explicó.