A más de dos días del accidente aéreo que sufrió el avión militar ruso Tu-154, que el domingo cayó al Mar Negro con 92 personas a bordo, los más de tres mil rescatistas que trabajan en la zona del siniestro hallaron una de las cajas negras, según anunció hoy el Ministerio de Defensa de Rusia.

 

Al parecer, se encontraba cerca de la cabina de pilotaje y será trasladada a Moscú para su valoración. Según informa la agencia Interfax, también fue hallada una segunda caja negra, que aún no pudo ser recuperada. El dispositivo de grabación fue hallado a un kilómetro de la orilla.

 

La televisora estatal mostró imágenes de rescatistas en una balsa hinflable portando un contenedor con un objeto naranja brillante cubierto de agua. La caja negra será trasladada de inmediato a Moscú, explicó el comunicado, que no mencionó si el dispositivo había sufrido algún daño.

 

El vuelo se estrelló dos minutos después de despegar de Sochi, sur de Rusia. Entre los pasajeros había decenas de cantantes del coro del Ejército Rojo Alexandronov Ensemble, que viajaban a una base en Siri

a para

ofrecer un concierto de Año Nuevo.

 

 

Las muestras de duelo continúan en el puerto de Sochi, donde unas 3.500 personas, 45 barcos y 192 buzos peinan la amplia zona del choque en busca de fallecidos y restos del avión. En la búsqueda se emplean también docenas de drones y sumergibles. Hasta el momento, los equipos de rescate recuperaron 12 cadáveres y numerosos restos humanos, que fueron enviados a Moscú para su identificación.

 

Desde el gobierno del presidente Vladimir Putin no anunciaron aún la causa del siniestro, pero ayer sí frenaron los rumores de posible atentado al descartar de que podría haberse tratado de una bomba a bordo o a un misil antiaéreo portátil.