Los equipos de rescate recuperaron un primer cadáver del interior del Hotel Rigopiano, en la localidad italiana de Farindola, en la región de los Abruzos, que quedó sepultado por un alud de nieve que pudo ser producido tras los terremotos de este miércoles.

 

Los medios de comunicación italianos, que citan fuentes de los socorristas, explican que la primera víctima es un hombre y que se continúa excavando buscando a los desaparecidos, en condiciones "dificilísimas".

 

La Protección civil informó de que hay unas 30 personas desaparecidas, entre los 22 huéspedes registrados en el hotel, que se encuentra en el macizo del Gran Sasso (a unos 1.300 metros de altura), en la cordillera de los Apeninos, y el personal que trabaja allí.

 

Los equipos de rescate se pusieron en marcha después de recibir algunos mensajes de texto en los que se advertía de la avalancha, pero las condiciones del tiempo con intensas nevadas y más de cinco metros de nieve acumulados hicieron muy difícil el ascenso.