Buenos Aires, 22 de marzo.- El dictador libio Muammar Khadafi hizo, el martes en la noche, una aparición en público en su residencia de Bab el Aziziya, en Trípoli, impactada el domingo por un misil disparado por la coalición, informó la televisión nacional libia. Desde el bombardeo del domingo, múltiples versiones e hipótesis habían circulado sobre su paradero.

Mientras tanto, desde Túnez el secretario general de la ONU Ban Ki-moon indicó que el primer ministro libio, Al Baghdadi Ali al-Mahmudi, se comunicó con él para trasmitirle la decisión del dictador de llamar nuevamente un alto el fuego.

La medida del régimen llegó luego de que se conociera que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) se sumará al mando de la coalición internacional que interviene en Libia para frenar la represión de Muammar Khadafi contra los rebeldes.

El anuncio del secretario general de la ONU se transformó en el tercer alto el fuego solicitado por el régimen desde que comenzaron los ataques selectivos de los aliados. En ninguna de esas oportunidades respetó su palabra. Más aún, el llamado perdió credibilidad minutos después, cuando Khadafi volvió a reiterar que continuará su lucha y prometió a sus seguidores que emergerían victoriosos en la guerra contra los rebeldes.

Los presidentes de los Estados Unidos, Francia y Reino Unido, Barack Obama, David Cameron y Nicolas Sarkozy, acordaron las condiciones para una participación de la OTAN, que se centrará sobre todo en la estructura de comando.