“Dicen que han muerto 35 o 40 personas, pero probablemente sean más porque la gente se pisoteaba para escapar de allí”. Este es el relato de Sefa Boydas, un jugador profesional de fútbol, a la agencia AFP tras vivir en primera persona el atentado de esta Nochevieja en una discoteca de Estambul.

 

De momento las autoridades hablan de que han muerto al menos 39 personas y cerca de 70 han resultado heridas. Muchos de ellos eran extranjeros que estaban celebrando el Año Nuevo en el Club Reina, un conocido local para la ‘jet set’ de la ciudad.

 

 

Otro de los presentes relató a AFP cómo vivió el tiroteo. “Vinimos aquí a pasar un buen rato, pero de pronto todo se transformó en caos y en una noche de horror”, explicó un turista italiano llamado Maximilien.

 

Mehmet Dag, de 22 años, pasaba por delante del club cuando vio al sospechoso, disfrazado de Papá Noel, disparar contra un policía y una mujer que estaban fuera del local. “Tras entrar no sé qué pasó, se escucharon muchos disparos durante varios minutos”, relata.