Al ataque. El jugador de San Martín trata de eludir a un rival, durante el primer partido que se jugó ayer. Fue el más importante, porque el otro se disputó entre reservas, y el Verdinegro venció 3-1 a Alvarado, mostrando una buena producción ofensiva.

 

Fue un partido de pretemporada. Un amistoso. Intenso por momentos, irregular en otros. Típico de estos choques que sirven para que los equipos se preparen. San Martín lo jugó así ayer en Mar del Plata. Lo mismo hizo el local Alvarado. Y la balanza se terminó volcando en favor del equipo sanjuanino por razones sencillas: La categoría de sus jugadores por sobre las del rival y la capacidad para convertir en gol las situaciones favorables. Por eso el 3-1 con el que cerró San Martín. Por eso la cara de satisfacción que mostró Pipo Gorosito una vez que terminó el juego. Más todavía cuando finalizó el segundo de los enfrentamientos, en este caso con una formación alternativa. Y San Martín también ganó ese choque. Fue por 1-0 pero dio la sensación que mereció más.

El Verdinegro está en pleno proceso de preparación. La Superliga del fútbol argentino arrancará los últimos días de este mes y el equipo sasnjuanino ocupa una expectante octava posición. Terminó jugando muy bien a fin del año pasado y llegó al receso feliz e ilusionado. Gorosito trata de mantener esa línea positiva. El técnico estuvo a punto de irse del club por diferencias económicas en su sueldo. Pues bien, se dio un acercamiento y llegó el arreglo. El Verdinegro todo, salió ganando. El técnico, un hombre de experiencia, guió bien el barco en los últimos tiempos. Sería ilógico que no tuviese el timón hoy por hoy.

Tranquilo. El partido de pretemporada ante Alvarado se jugó a un ritmo tranquilo. Sin apurar nada y tratando de cuidar la pelota. San Martín está buscando su mejor perfil.


Ayer, el equipo de los supuestamente titulares formó con: Ardente; Prósperi, Escudero, Schmidt, Olivera; Carabajal, Fernández, Gelabert, Mosca; Luque, Barceló.

Luego de un inicio favorable al local Alvarado (Ceballos abrió el tablero con un penal) el equipo sanjuanino empezó a encontrar su buen juego. Por eso no extrañó el empate de Mosca. Luego se hizo casi todo del Verdinegro y la victoria llegó a través de los goles de Spinelli y Fernández.

En el segundo partido, San Martín salió con: Corti; Aguilar, Alvarez, Vega, Montañez; Goitia, Fissore, Aguero, Banega; Messiniti y Magnín. Luego entraron Pucheta y Chacón. El equipo de Gorosito siempre fue más en el primer tiempo, aunque el marcador se cerró 0-0, pese a las chances que desperdiciaron Goitia y Alvarez.

Ya en el complemento, el Verdinegro terminó por justificar ese dominio que ejerció y ganó 1-0, con un gol de Pablo Magnín, de penal, a los 29 minutos.

El próximo amistoso será el miércoles (desde las 9) ante Santamarina de Tandil.