En Andino. Manu Ginóbili debutó en la Liga en Andino de La Rioja. Tenía el 6 en la espalda, pero el 9 adelante, por lo que lo tapó con cinta y escribió el 6.

 

Ginóbili puede dar cuenta de una vida deportiva y familiar muy conocida, no sólo por las crónicas que repasaron sus partidos y logros, sino también porque el propio Manu muestra parte de su intimidad a través de sus redes sociales. Y entonces, aparecen algunos aspectos que exhiben su lado B, como su obsesión de chico por crecer y hasta su debut como actor en el tráiler de una película de Denzel Washington.


Tan preocupado estaba Manu por su contextura física, que a los 15 años fue a visitar a un especialista que le cambió la alimentación. Entonces, todos los días tomaba un batido de hígado, huevo y bananas. "Estaba obsesionado con la altura, me medía todos los días en la pared de mi casa", recordó Ginóbili alguna vez. El estirón lo pegó entre los 16 y 17 años, cuando llegó a 1,94 m; luego alcanzó el 1,98.

 

The Equializer. Vestido como un texano, Manu Ginóbili fue parte hace un par de meses de la promo de la última película de Denzel Washington.

 

A los 16 años debutó en la Primera División de Bahía Blanca encestando un tiro libre en la derrota de su equipo, Bahiense del Norte, ante El Nacional. Pero su inicio en la Liga Nacional fue con Andino de La Rioja, el 29 de septiembre de 1995. Su madre deseaba que estudiara para contador y no quería saber nada con que Manu se fuera tan lejos de casa, pero la convenció. "No sé si Ginóbili está para la Liga", dijo el relator de aquel partido del debut. Y sí, estaba para más.


Se casó en 2004 con Many, a quien adora, y con quien tiene tres hijos, los mellizos Dante y Nicola y luego apareció Luca.

 

En su ciudad. En 2004, Ginóbili se casó con la mujer de su vida, Marianela Oroño. Y la fiesta la hizo en Bahía Blanca.

 

El último. Su partido último en la NBA fue ante los Warriors. A la distancia, esta imagen ya lo dice todo.

 

A Ginóbili le gusta el color azul, el pollo con papas fritas, le encanta una de las tradiciones sanjuaninas como dormir siesta, se cambiaba las medias y la calza cuando su equipo perdía (por cábala) y hace poco la rompió en un tráiler de la película de Denzel Washington, The Equalizer 2, en la que aparece audicionando para el papel de un asesino. La promoción fue lanzada en junio pasado, antes del estreno en Estados Unidos. "Soy un asesino de alto nivel pagado por el Gobierno", dice Manu en su línea, para mostrar que hasta para eso tiene talento.

 

Único. El bahiense y sus cuatro anillos de la NBA. Ningún argentino pudo llegar a tanto en la liga más poderosa del mundo.