De local. Lewis Hamilton no se cansó de celebrar en el autódromo de Silverstone. De local, terminó ovacionado y cerró una jornada ideal en su lucha por el título.

 

El inglés Lewis Hamilton (Mercedes) se impuso con autoridad en el Gran Premio británico disputado en el circuito de Silverstone, escoltado por los finlandeses Valtteri Bottas (Mercedes) y Kimi Kaikkonen (Ferrari), lo que le permitió recortar a sólo un punto su distancia respecto del líder del Campeonato Mundial de Fórmula 1, el alemán Sebastian Vettel, que terminó séptimo tras sufrir un pinchazo en la última vuelta, cuando venía cuarto.

El tricampeón mundial se llevó la victoria por cuarto año consecutivo y sumó el quinto éxito en el trazado inglés, un récord que ahora comparte con el francés Alain Prost y el británico Jim Clark.

 

Harán un análisis

Pirelli, proveedor de neumáticos para las 10 escuderías de la F1 ha confirmado que investigará las causas de los problemas ocasionados por las gomas en el Gran Premio de Silverstone, luego de que las Ferrari de Kimi Raikkonen y Sebastian Vettel rompieran sus neumáticos delanteros izquierdos en las vueltas 51 y 52. 



Hamilton partió de la ‘pole position‘ y no dio ventaja para ganar la prueba. Sus dos escoltas llegaron con una diferencia apreciable: Bottas lo hizo a 14s y Raikkonen, a 36s.

‘Espero que esta victoria signifique un punto de inflexión. Aunque queda aún mucho por delante, hemos demostrado cuál es nuestro potencial. Si soy optimista es porque llegarán algunas mejoras. El plan ahora es ganar el título‘, comentó Hamilton en la conferencia de prensa.

Vettel, que llegó séptimo por una pinchadura en la última vuelta y sólo pudo sumar seis puntos para el acumulado de la temporada, puso seriamente en riesgo su liderazgo. El alemán sigue primero con 177 puntos pero Hamilton redujo la distancia al mínimo y apuntará a robarle la cima el próximo domingo 30 de julio cuando se dispute el Gran Premio de Hungría.