Al inicio. Víctor Ayala sale gritando el gol luego de meter un cabezazo que pegó en Maidana y se metió en el fondo del arco del Bicho. Gimnasia ganó y eso es lo que importa por La Plata.

 

 

En el regreso de Pedro Troglio a su eterno cargo de técnico, Gimnasia y Esgrima La Plata sumó tres puntos claves frente a Argentinos en el inicio de ambos en la Superliga. El Lobo tuvo su golpe de suerte antes que se cumpliera el primer minuto de juego, porque un cabezazo de Víctor Ayala dio de manera ocasional en Maidana y se coló al fondo del arco visitante. Después el Lobo se defendió en la mayor parte de las acciones y aguantó los embates de un Argentinos herido al que le faltó efectividad en los metros finales. Sin embargo, vaya que tuvo que trabajar para cerrar un partido que se había abierto a los 39 segundos con ese cabezazo de Ayala.

Un grito que bien podría haberle allanado el camino a Gimnasia, pero no. Porque los de Alfredo Berti sintieron el golpe, reaccionaron y se hicieron del balón para progresar en el campo en busca del empate. Fue en ese momento en que el Lobo se replegó y desde entonces jamás logró encontrar una contra precisa para liquidarlo. Y el Bicho, ya con el ingreso de Alexis Mac Allister, manejó los hilos del encuentro aunque le faltó siempre la puntada final. También es cierto que el local se plantó bien atrás, con sus centrales muy firmes y eso le complicó la vida a ese 4-3-3 de Argentinos que no podía perforar. Y cuando lo hizo, sobre todo en el segundo tiempo, despilfarró una clarísima: Junior Benítez abrió con el ingresado Romero, que solito frente al arco le pifió.



 

TROGLIO SE MOSTRÓ CONFORME

 

"La virtud fue defender bien"

 

Tuvo autocrítica. El técnico de Gimnasia Pedro Troglio reconoció que su equipo se mostró impreciso pero aclaró que lo importante es sumar puntos.

 

 

Al técnico Pedro Troglio se lo veía feliz por la victoria en El Bosque. Tras el partido ante Argentinos el DT aclaró que "estuvimos muy imprecisos, pero lo importante siempre es sumar".

Más adelante el técnico que regresó al equipo de La Plata recalcó que "la verdad es que sabíamos que sería un partido durísimo. Tuvimos la suerte de hacer un gol al minuto y eso nos dio la posibilidad de esperar para jugar de contragolpe".

Pero lo cierto es que Troglio, que arrancó su tercer ciclo en el club platense, también fue autocrítico con el juego de su equipo: "Estuvimos muy imprecisos. Tuvimos muchas chances para ir y nos equivocamos un montón en los pases. Entonces dejamos abierto el partido hasta el final, con la posibilidad de que te empaten. Pero creo que nuestra virtud fue que defendimos muy bien. No nos patearon casi nunca. Y así iba a ser difícil que nos marcaran un gol".

Y de cara a una Superliga complicada, Troglio se mostró confiado: "Lógicamente hay que mejorar muchísimo, sobre todo en esa precisión que te permite definir un partido. Hay encuentros que se van a jugar muy bien, muy mal, regular, excelente o bien, pero lo importante siempre es sumar. El fútbol argentino es muy parejo".