Canelo ha entrenado con los guantes fabricados por su entrenador Eddy Reinoso y aunque la comisión de Nevada los aprobó, los cambiaría.

 

A pocos días para la gran pelea del año entre el mexicano Saúl "Canelo" Álvarez (38-0-1, 34 nocauts) y el kazajo Gennady Golovkin (49-1-2, 34 nocauts), la atmósfera empezó a calentarse. En las últimas horas apareció la primera polémica de cara a la pelea del próximo 15 de septiembre en Las Vegas. El púgil kazajo hizo un controvertido reclamo y condicionó a su rival azteca, quien tendrá que lidiar con un imprevisto cambio de guantes.

Golovkin y su entrenador, Abel Sánchez, han cuestionado los guantes a utilizar por su rival, un modelo de la marca "No Boxing No Life", en la pelea por el campeonato del mundo del peso mediano que se celebrará en el T-Mobile.

Pidieron una comprobación para confirmar si los guantes han superado los controles de la Comisión Atlética de Nevada. Y después, se han opuesto enérgicamente a que Álvarez boxee con dichos guantes, ya que no han sido probados antes en una pelea con un título mundial en juego, por lo que el mexicano deberá cambiarlos y optar por otro modelo.

El modelo de guantes "No Boxing No Life" se estrenará, no obstante, dos días antes del estelar combate, el 13 de septiembre, en la velada que realizará la promotora de Óscar De la Hoya en Las Vegas.

Pese a que la Comisión Atlética del Estado de Nevada verificó que los nuevos implementos cumplen con todas las regulaciones, el equipo boxeador azteca ha optado por buscar un nuevo modelo.

El dueño de la firma que fabrica los guantes del púgil mexicano es Eddy Reynoso, su entrenador, lo que causó suspicacias en la concentración de Golovkin.

El campeón de peso mediano, Gennady Golovkin prometió "castigar", el sábado 15 a Saúl Álvarez, para "disipar" las dudas que dejó su primer combate, realizado hace un año, que terminó en un polémico empate, tras una disputa equilibrada.

Tras conocer los comentarios del entrenador de Álvarez, Chepo Reynoso, que lo acusó de "burro fácil de superar porque siempre pelea igual"; Golovkin acusó a Álvarez de "carecer de clase".

Los comentarios desde el campamento de Álvarez han dejado a Golovkin más decidido que nunca a retener sus títulos. "No tienen clase y no bajaré a su nivel respondiéndole con este tipo de comentarios. Como siempre lo hice, yo hablaré sobre el ring. Quiero castigarlo por todas las cosas malas que él y su equipo han dicho y hecho", sentenció el invicto campeón mundial.