Dura y extensa, fue la etapa que viajó por la novedosa ruta 150. Los ciclistas padecieron los 185 kilómetros y tuvieron que alimentarse para poder recuperarse.


Algunos no tuvieron almuerzo. Otros sí, antes de largar la etapa. Lo cierto es que a todos, el horario en el que largó el parcial y mucho más con el retraso de la partida, les modificó la rutina. 
Todos los equipos partieron desde los hoteles de concentración a las 7.30 de la mañana pero mucho tiempo antes tuvieron que desayunar. Por el esfuerzo que venía después en la unión de Jáchal y Valle Fértil obligó a que el desayuno sea fuerte. Con muchos carbohidratos y una alta dosis de proteínas.

Por lo tanto los ciclistas desayunaron pastas, huevos, paleta, quesos, café con leche y dulces. Pero claro, luego del trayecto complicado que significó trasladarse a Jáchal por el estado de los caminos, la organización postergó una hora la largada y allí muchos equipos que no habían desayunado fuerte, optaron por adelantar el almuerzo y consumir pastas, como fue el caso de la Municipalidad de Pocito que improvisó un almuerzo allí. Otros equipos consumieron frutas previo a largar y ya en competencia los dulces y barras de cereales fueron clave para recuperar energías. 


Tras el esfuerzo, la organización repartió viandas que los equipos consumieron apenas terminó la etapa. Y era probable que en el arribo a San Juan la cena se adelantaría para, por fin, poder descansar después de una extensa jornada que los tuvo medio día arriba de los buses y casi cinco horas arriba de las bicicletas. 

Momentos de la carrera

Paréntesis por el agua


Mientras los dos pelotones en los que se había dividido la competencia se reunieron por la neutralización determinada por los comisarios, una señorita vallista se dio el gusto de atravesar el hilo de agua demostrando que -con precaución- se podía pasar sin ningún problema y ganó su carrera.

Luz al final del túnel


El pelotón sale de uno de los siete túneles que hay en el ascenso de la Ruta 150, tres de ellos por su extensión (dos de 700 metros) tuvieron que ser iluminados como lo exige el protocolo de la Unión Ciclista Internacional. Los ciclistas los atravesaron sin ningún problema.

Colorida despedida


Justo al mediodía de ayer, una hora después de lo planificado por los inconvenientes que provocaron problemas mecánicos en movilidades de algunos equipos, se largó la etapa en Jáchal. Con el banderazo de partida el ambiente se cubrió de papelitos celestes y blancos que despidieron