En las décadas del 80 y del 90, el cestobol (la vieja pelota al cesto) tenía tierra fértil en San Juan. Además de ser discplina casi obligatoria para las chicas escolares de esas épocas, habían varios clubes que sostenían un nivel de competencia alto y continuo que de un año para el otro desapareció. Tan abrupto fue el corte que con la llegada del año 2000, el cestobol desapareció pero claro, no se murió.

 

Pasaron muchos años y las hermanas Falcón (Patricia, Andrea, Valeria, Yesica y Carolina) decidieron recuperar esa pasión que cultivaron durante sus épocas escolares y en el 2013 refundaron este deporte para San Juan prácticamente. La presencia en los Juegos Evita fue el primer paso para volver a ser y desde ahí hasta hoy, solamente fue trabajo anónimo y en silencio para ganar espacios, conseguir objetivos y jugar, principalmente.

 

 

En éstos últimos 4 años, Villa Las Rosas fue su refugio en pleno corazón de Rawson y así fueron generando adeptos para tener hoy un grupo de 25 deportistas que le dan vida al cestobol sanjuanino siendo el único club en toda la provincia que entrena y juega. En esa última faceta, las chicas de Villa Las Rosas viene de ser subcampeon en el Torneo de Bell Ville, en Córdoba, coronando de alguna forma todo el proceso que generaron.

 

Patricia Falcón sabe de los sacrificios y todo lo trabajan en silencio para poder mantener vivo el cestobol: "Nosotros empezamos en la escuela y nunca más dejamos de jugar. Luego de ese tiempo en el que había competencia en San Juan con varios clubes, llegó la condena a muerete que llevó a que el cestobol desapareciera prácticamente. Empezamos de cero otra vez con mis hermanas y en 2013 apareció la chance de mostrar en exhibición en los Evita.

 

Ese fue el puntapié inicial y desde ahí fue trabajar y trabajar. Solitos, en silencio. Fuimos como primera salida al Encuentro de Maxi-30 en San Luis y nos dimos cuenta que se podía. Empezamos a sumar más chicas y tuvimos el apoyo fundamental de nuestros esposos y parejas. Tanto, que ellos mismos armaron un equipo para ser sparrings nuestros porque acá no tenemos contra quien jugar. Esa realidad nos obligó a ir a afuera a buscar partidos y en Córdoba, en Bell Ville, logramos el subcampeonato que para nosotros es un triunfo enorme. Ahora ya estamos constituidos como Asociación Civil y esperamos que con todo en regla podamos acercar más ayuda para seguir sosteniendo un deporte muy lindo que varios dejaron en el olvido'.

 

DATO

 

En el club Villa Las Rosas entrenan lunes y miércoles de 21,30 a 23,30 mientras que los sábado lo hacen en la siesta o en la noche dependiendo del clima, sea invierno o verano, respectivamente.