La causa por el brutal ataque a golpes en la cabeza que el 13 de abril pasado había dejado muy grave al estilista Fredi Robledo (49), se convirtió en un homicidio el último miércoles cerca de las 23. Y ese será el delito por el cual deberá responder ahora Ariel Arias, un sujeto que fue capturado en Rawson tres días después de ese hecho que, además de los golpes, incluyó el robo del celular, la billetera y las llaves del departamento que alquilaba la víctima en el 1232 Sur de Entre Ríos, en Trinidad, Capital. 
‘Mi cliente fue amigo del señor Robledo, mantuvo contacto con él hasta el lunes previo al ataque (ocurrido un jueves), pero no fue su amante y no lo mató’, dijo ayer Leonardo Villalba, defensor de Arias.

 

Víctima. Según los investigadores, Fredi Robledo mantenía una relación sentimental con el único detenido por el caso, Ariel Arias, un sujeto que ya declaró haber sido sólo amigo de la víctima y negó ser autor del brutal ataque.


Al dar su versión de los hechos en el Tercer Juzgado de Instrucción, Arias había dicho que Robledo tenía problemas con el consumo de drogas y le había comentado que mantenía una relación conflictiva con un remisero, precisó Villalba.


¿Por qué sospechan de Arias? Porque en el departamento de Robledo hallaron una campera suya y sus huellas dactilares en varias cosas de la víctima. ‘Eso es normal, porque a veces Arias se quedaba ahí’, dijo Villalba.


También, porque varias clientas en la peluquería de Robledo declararon que el estilista les había dicho que había retomado, a comienzo de año, una relación sentimental con Arias, dijeron fuentes judiciales.


Es más, Gabis, un hermano del fallecido, dijo ayer en Radio Sarmiento que era Arias y no su hermano el que tenía problemas con las drogas, y que siempre buscaba a Fredi para sacarle dinero.


“(Arias) lo mató porque estaba muy comprometido por las drogas y le pedía plata a mi hermano. Cuando Fredi se negó, lo mató a golpes para llevarse lo que quería y nunca tener que devolverlo’, dijo Gabis.


Y agregó: “Era un tipo con problemas, tenía a su mujer, con la que tuvo dos hijas, y una amante con la que tenía otra. Estaba muy metido en las drogas y siempre recurría a mi hermano para que le diera plata”, agregó.


Robledo fue hallado por un pariente al borde de la muerte el 14 de abril pasado, semidesnudo, desfigurado a golpes y encerrado en su departamento.