Un video que se viralizó en Rosario, Santa Fe, terminó con dos policías echados de la fuerza. En las imágenes se ve a los efectivos teniendo sexo en el patrullero con música de fondo, gemidos y la radio con la frecuencia policial pidiendo refuerzos.
 

En medio del escándalo por el caso, el ministro de Seguridad santafecino, Maximiliano Pullaro, fue quien informó que los dos policías serán pasados a disponibilidad.

 

La filtración del video se desencadenó a partir de una denuncia por violencia de género realizada el 14 de febrero pasado por la exmujer de uno de los policías. La denunciante acusó al hombre de entrar en su casa, llevarse su teléfono celular, y amenazarla de muerte a ella y a sus hijos. En ese marco fue que la víctima presentó la filmación ante las autoridades.

 

 

Los dos efectivos, que ya están identificados, pertenecen a la comisaría 19 de Rosario y se grabaron mientras practicaban relaciones sexuales en el móvil. A lo largo de la reproducción, se pueden escuchar la radio del 911 con alertas sobre hechos delictivos.

 

Según indicó el diario La Capital, el video data de julio de 2016 y los policías son Cristian V., de 33 años, quien trabaja en el Comando Radioeléctrico de la UR II y tiene una docena de antecedentes por faltas administrativas; y Cecilia O., de 36 años, que presta tareas en la Inspección de Zona 2ª.

 

Un comunicado del Ministerio de Seguridad santafesino señaló que "ya se le dio curso de los hechos a la fiscal de Violencia y Corrupción Institucional del Ministerio Público de la Acusación, Karina Bartocci, y se inició un sumario administrativo para que se instruya el pase a disponibilidad de los policías".

 

 

Además, el ministerio "repudia este hecho sumamente ofensivo para todos los ciudadanos, ya que se trata de funcionarios en servicio que debían estar protegiendo la vida y la seguridad de la gente" y concluye que "será implacable con este tipo de acciones que desprestigian a la institución policial".

 

La decisión del gobierno provincial no deja a los efectivos de seguridad sin trabajo. Durante los primeros dos años, cobrarán el 70% del sueldo y los dos años siguiente el 50 por ciento. Además, están eximidos de ir a trabajar y puede realizar otros trabajos por afuera de la fuerza a la que pertenecen.