Los empleados de un hotel alojamiento ubicado en Barrio Sur, en la provincia de Tucumán, evitaron que ocurriera un femicidio. Al escuchar los gritos de auxilio de una mujer, fueron a la habitación a ver qué pasaba y se encontraron con que el novio la estaba ahorcando.  Todo ocurrió durante la noche del sábado. Según relató la víctima de 33 años a la Policía, su novio de 25 fue a buscarla a su casa en el barrio Belgrano. 

 

Éste es el hotel

 

Luego de dar algunas vueltas en la moto de él, la pareja se dirigió a un bar, donde estuvieron un largo rato tomando cerveza y charlando. Unas horas después volvieron a subirse a la moto con destino a un hotel alojamiento. Un rato después se generó una violenta discusión, el agresor se subió encima de la mujer y con los pies comenzó a apretarle el cuello. La víctima primero le pidió que la soltara porque la estaba asfixiando. Luego, gritó pidiendo auxilio.

 

Los empleados del lugar escucharon el pedido de ayuda y llegaron de inmediato. Golpearon la puerta y el hombre abrió. Luego de decirles que allí adentro estaba todo bien, les cerró la puerta en la cara, se dio vuelta y le pegó una trompada a su novia. Los empleados ingresaron y le exigieron al agresor que se fuera, de acuerdo a lo informado por La Gaceta.

 

Los empleados tranquilizaron a la joven. Luego de algunos minutos, ella salió a tomar un taxi pero lo primero que vio en la vereda fue a su novio, quien aceleró su moto para interceptarla. Luego, comenzó a embestirla con el rodado para que ella no se fuera de allí. Esta escena fue vista por un grupo de jóvenes que fueron a auxiliar a la mujer. Uno de ellos, incluso, le quitó la llave de la moto al agresor. Mientras discutían, ella aprovechó y salió a buscar a un patrullero del 911. Los efectivos aprehendieron al agresor y lo llevaron esposado a la comisaría 2°.