Un millonario contrabando de más de 200 teléfonos celulares fue secuestrado en Horcones. Dos chilenos que pretendían ingresar los móviles a nuestro país fueron detenidos. Efectivos de Gendarmería Nacional realizaron un operativo conjunto con la AFIP y lograron detener la marcha de un automóvil Hyundai Santa Fe con patente chilena en el complejo fronterizo. En el interior del rodado los uniformados encontraron y secuestraron 234 teléfonos que estaban ocultos en medias de algodón.

El valor del contrabando se calculó en un millón de pesos, según fuentes de la Fuerza nacional.

Los dos ciudadanos chilenos que viajaban en el auto fueron detenidos y puestos a disposición de la Fiscalía Federal de Mendoza por tratarse de un procedimiento en flagrancia. Luego fueron alojados en la Unidad Penal 32 Servicio Penitenciario Federal, donde quedaron incomunicados.

Fuente: Los Andes