El fiscal que lleva la causa por el asesinato de la joven Micaela García, en Entre Ríos, dejó abierta la posibilidad de que el ataque haya sido cometido por más de una persona.

 

"No descartamos que una segunda persona esté implicada en el hecho", afirmó el agente fiscal Nº 2, Ignacio Telenta, en declaraciones a Luis Novaresio en radio La Red.

 

Mientras Wagner se encuentra recluido en la cárcel de Federal, hay todavía otros dos detenidos por el caso y su futuro es incierto. Uno es Fabián Ehcosor, pareja de la madre de Wagner, quien fue apresado en la localidad bonaerense de Moreno.

 

El otro es Néstor Pavón, el dueño de la gomería y lavadero donde trabajaba Wagner en la ciudad de Gualeguay.

 

En principio, los dos detenidos eran sospechosos de haber sido culpables por encubrimiento de Wagner. Sin embargo, en las últimas horas renació la posibilidad de que Wagner no haya actuado solo.

 

"Manejamos la hipótesis de un colaborador. No sabemos si lo hubo en el hecho principal o por el ocultamiento del delito", le dijo Telenta a La Red.

 


Néstor Pavón, el dueño del lavadero donde trabajaba Sebastián Wagner

Según informaron medios locales de manera extra oficial, la situación de Pavón se habría complicado después de que la mujer actual de Wagner asegurara que su pareja no actuó solo durante el ataque a Micaela.

 

"También hemos formulado acusaciones por el delito de encubrimiento agravado, por la ayuda que ha recibido Wagner para profugarse de la ciudad de Gualeguay y dirigirse a la provincia de Buenos Aires", agregó.

 

Una de las principales sospechas radica en la hipótesis de que Pavón no participó del ataque directo pero sí ayudó a Wagner a deshacerse del cuerpo de la joven.

 

En las próximas jornadas, se terminarán de analizar los datos arrojados por la autopsia y se resolverá el futuro inminente de Wagner y los otros dos detenidos por la causa.