Miguel Ángel Pichetto pasó un mal trago durante el feriado de Carnaval. El jefe del bloque Justicialista en el Senado fue sorprendido por cuatro delincuentes que le robaron el auto a punta de pistola, aunque resultó ileso y a las pocas horas pudo recuperar el vehículo.

 

El robo ocurrió en horas del mediodía en la localidad bonaerense de Banfield, cuando Pichetto se dirigía a la casa de su suegra junto a su mujer, según confirmaron fuentes allegadas al legislador.

 

Los ladrones, que circulaban en un Toyota Etios, escaparon con el auto de Pichetto, un Peugeot 308, pero el senador consiguió recuperarlo a las pocas horas gracias al sistema de rastreo "LO/JACK". El vehículo fue hallado en la calle Paysandú al 800, en Wilde.

 

Pichetto no resultó herido y los delincuentes tampoco lo reconocieron: las fuentes consultadas afirmaron que el hecho fue al azar. La denuncia fue receptada por el comisario mayor Javier Carlos Villar, jefe departamental de Lanús.

 

Por el contratiempo, el jefe del interbloque Argentina Federal debió cancelar algunas reuniones informales para empezar a tantear el año parlamentario. Es que en los próximos días, el Congreso deberá definir el reparto y la nueva integración de las comisiones.