Tucumán está ahogada por las lluvias, pero la inseguridad se mete en la agenda del día y con un caso muy particular. La localidad de poco más de 2000 habitantes fue escenario de un robo, que se dio a la vista de muchos de los vecinos y que terminó de manera cinematográfica.
 

 

Cuatro delincuentes armados ingresaron a la sucursal del Correo Argentino y se robaron más de dos millones de pesos destinados al pago de haberes a jubilados y pensionados.
 

Luego escaparon en las motos con rumbos distintos. Pero gracias a la ayuda de los vecinos, un grupo de gendarmes que se movía en una camioneta logró interceptar a una de las motos de los delincuentes, en el kilómetro 50 de la ruta 304.
 

Fuentes policiales señalaron que los delincuentes se resistieron al arresto y dispararon contra los gendarmes, por lo que se produjo un tiroteo donde uno de los ladrones resultó herido en una pierna y finalmente fue detenido junto a su cómplice.
 

Luego se logró recuperar parte del botín, que se encontraba desparramado al costado de la ruta.