DE TODO. En la Policía sospechan que las hermanas no actuaron solas para robar todo tipo de elementos de las dos viviendas.

 

Una bicicleta fija, otra todo terreno, colchas, toallones, almohadas, un ventilador de pie, ropa, sartenes, tres ollas y hasta un botiquín de baño. Esos fueron algunos de los elementos que les secuestró ayer la Policía a dos jóvenes hermanas en el frente de una vivienda en Rivadavia. Fuentes policiales indicaron que las sospechosas estaban cargando todo en un remís y la mayor les mintió a los policías tratando de justificar la maniobra. Pero al revisar la vivienda donde se encontraban, los uniformados detectaron que había sido saqueada y las detuvieron. Por si fuera poco, durante la mañana otra vecina que vive en el fondo de ese inmueble atacado reconoció como suyos algunos de los elementos incautados a las hermanas.


Según la Policía, las detenidas son Bárbara Celán (19) y su hermana de 13 años. Ambas fueron sorprendidas en una recorrida de rutina por uniformados de la Seccional 23ra cuando se encontraban cargando las cosas robadas en un remís en la puerta de una casa de calle Sargento Cabral 1548 Oeste, en el Bº ATSA, Rivadavia. Una vecina contó que esa casa es de una mujer que vive en Río Gallegos y que la acondiciona para que sus nietos pasen los veranos.


Al ser sorprendidas, la mayor de las hermanas le dijo a los efectivos que se había peleado con su novio y que por eso se llevaba sus cosas. Pero su respuesta no los convenció y al revisar el inmueble descubrieron una puerta del fondo violentada y todo revuelto en el interior. Al remisero no lo detuvieron porque no tendría nada que ver. Los pesquisas están convencidos que las chicas no actuaron solas y por eso la investigación no está cerrada.