Apoyo. Luego del escándalo, el ministro de Gobierno, Emilio Baistrocchi, respaldó al Jefe y Subjefe de Policía. Además, resaltó que un pequeño grupo no puede empañar a un cuerpo de 4.500 uniformados.



En la gestión giojista aseguraron que profundizarán los controles puertas hacia dentro de la fuerza policial luego de que la Justicia Federal ordenara la detención de un comisario, dos oficiales y tres suboficiales de la Seccional 17 por la sospecha de que daban protección a delincuentes, tenían nexos con narcos, manejaban droga para distintos fines y hasta posiblemente “plantaban” pruebas para cerrar casos. El ministro de Gobierno, Emilio Baistrocchi, resaltó en el programa “A todo o nada” de Radio Sarmiento que “desde la Subsecretaría de Inspección y Control de Gestión de la Seguridad Pública se va a revisar más asiduamente los funcionamientos de las comisarías”.


El funcionario uñaquista es el que tiene bajo su órbita a la Policía de la provincia y el martes, seis uniformados quedaron en el ojo del huracán tras una investigación que lleva adelante el Juzgado Federal Nº2. No es el primer caso resonante que involucra a personal policial con el hecho de proteger a narcos y liberar zonas, ya que el año pasado también se desencadenó un operativo que culminó con la detención de sospechosos que se desempeñaban en el área de la lucha contra el narcotráfico (Ver cronología).


Baistrocchi hizo hincapié en que las dudas que recaen sobre nueve involucrados en total “no pueden empañar un cuerpo de 4.500 personas. La Policía sostiene la seguridad de San Juan, sería injusto con ellos. Es verdad que existe y habrá que seguir trabajando sobre ello con todo el rigor de la ley”.


El ministro celebró la intervención de la Justicia Federal ante las presuntas irregularidades del personal policial. Frente a la consulta sobre la mirada interna para evitar que ese tipo de hechos delictivos sucedan, destacó que “la autocrítica está siempre. De hecho, estamos hablando ahora de que, a pesar de que hay muchos controles, ahondarlos aún más”. La punta de lanza es la Subsecretaría de Inspección y Control de Gestión, el organismo encargado de recibir las denuncias e investigar internamente el accionar de los integrantes de la fuerza de seguridad local y del personal penitenciario.


Es esta dependencia la que pondrá la lupa en el funcionamiento de las comisarías, expresó Baistrocchi. “La llave también es que el mal policía sepa que desde la Susbsecretaría y la Justicia va a estar investigado”, remarcó.
Como ejemplo del control que vienen realizando, el funcionario señaló que “el año pasado se han cesanteado y exonerado a 10 policías por diferentes causas, que no son tan graves como la que salió a la luz. Los casos tienen que ver muchas veces con faltas administrativas o con la vinculación a algún delito del fuero provincial”. Además, dio cuenta de que desde que asumió la nueva gestión, había 4.500 causas que iban desde 2004 a la fecha y que tras un relevamiento, se aplicaron sanciones de arresto, suspensiones, cesantías y exoneraciones. Hoy quedan unos 650 expedientes, manifestó.

 

En la Subsecretaría de control trabajan entre 17 y 20 personas, entre civiles y policías.


Luego del escándalo, el ministro de Gobierno respaldó a la cúpula de la Policía. “Confiamos en la gente que hoy se encuentra, que está haciendo las cosas bien y que a pesar de la situación, sigue con muchas fuerzas de trabajar. No es fácil para el Jefe y el Subjefe de Policía que esto pase en su gestión. No es fácil para afuera, por la mirada que tiene la sociedad. Y no lo es hacia adentro, porque en un cuerpo de 4.500 personas seguramente algún reproche le pueden hacer. Pero puntualmente Luis Martínez (Jefe de Policía) es una persona considerada honesta y tiene el respeto de la gente”, manifestó.
 

 

Cronología



28/Abril - 2016

Cayeron el comisario general Héctor Páez; el segundo jefe de Drogas Ilegales, Rolando Narváez, entre otros. La sospecha es que protegían a narcos. Los dos fueron procesados.

21/Marzo - 2017

Fueron detenidos 6 policías de la Seccional 17, entre ellos, el comisario Rodolfo Andrada. Sospechan, entre otros puntos, que protegían delincuentes y que tenían nexos con narcos.