Destrozos. Uno de los carteles dañados está ubicado en el ingreso al municipio de Santa Lucía por calle Hipólito Yrigoyen. La denuncia se radicó en la comisaría de ese departamento.

 

Uno de los carteles está ubicado en el ingreso a la villa cabecera de Caucete y se puede ver con facilidad porque tiene seis metros de alto por cuatro de ancho. El segundo también se encuentra en un punto estratégico, en el ingreso a Santa Lucía, por calle Hipólito Yrigoyen, justo en la intersección con calle Salvador María del Carril. Ambos pertenecen al partido ADN (Acción por una Democracia Nueva) y llevaban la figura del precandidato a senador del partido, Martín Turcumán.

Las dos imágenes aparecieron rotas en la madrugada de ayer, lo que derivó en sendas denuncias policiales. Si bien Turcumán no apuntó contra nadie, sí hizo hincapié en que los dos carteles rotos están en departamentos que son gobernados por el basualdismo, Julián Gil en Caucete y Marcelo Orrego en Santa Lucía. 

Los hechos no son casuales, ya que sucedieron a menos de dos días de que se lleven a cabo las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). Además, se trata de los dos primeros hechos vandálicos que Turcumán denuncia en su contra. Según explicó el dirigente en diálogo con DIARIO DE CUYO, los hechos lo ponen triste porque “son maniobras de la vieja política”. 

Turcumán tiene sus orígenes en el PRO, al punto que fue candidato a gobernador por ese espacio en las elecciones pasadas. Tras esos comicios y luego de mantener diferencias con Eduardo Cáceres, el líder macrista local, decidió renunciar para luego fundar su propia fuerza. Una semana antes del plazo final para la presentación de precandidatos, ADN recibió el aval de la Justicia Federal para participar en estos comicios.

Según consta en las denuncias, el hecho en Caucete ocurrió a las 2.20 cuando varias personas llegaron en un auto blanco hasta el lugar donde está ubicado el cartel, se bajaron y lo destrozaron.

En Santa Lucía la situación fue diferente, ya que la imagen de Turcumán fue colocada el jueves. Según explicó quien lo instaló, una persona se acercó, manifestó ser un inspector municipal y dijo “si lo ponés esta noche, yo mañana lo voy a hacer sacar”. El Cuarto Juzgado Correccional interviene en ambas causas por daños.