En la mira. Cuadros es un reconocido académico y es decano de la Facultad de Derecho de la UCCuyo. Fue denunciado por incumplir sus deberes de funcionario al retirarse "de manera intempestiva" del Consejo de la Magistratura.

 

La decisión que tomó el abogado Oscar Cuadros de retirarse del Consejo de la Magistratura en pleno proceso de selección de un cortista ya se encuentra bajo investigación penal. Fuentes judiciales señalaron que tras el pedido del fiscal Roberto Mallea, la jueza Correccional Mónica Lucero abrió la causa para establecer si el profesional incurrió en un delito. Es que, según la denuncia, su papel de consejero representa una carga pública, por lo tanto, equiparable a la tarea de un funcionario público. En ese marco, la acusación señala que abandonó su puesto de manera intempestiva sin ninguna causa objetiva, como lo es una enfermedad. El académico había señalado que se fue de las audiencias porque no encontró apoyo de sus pares frente a los agravios que había recibido en las redes sociales por las críticas que había realizado al mecanismo de elección de magistrados.

Con la investigación en marcha, las fuentes indicaron que la jueza ya está mandando los oficios al Consejo de la Magistratura para recolectar las pruebas que había solicitado el fiscal. Estas son: el reglamento que regula el funcionamiento de dicho órgano, un informe con todas las participaciones que tuvo Cuadros en las conformaciones de las ternas de candidatos de diferentes cargos, la nota que presentó el profesional al retirarse, un registro de los reemplazos que se hayan producido y los motivos que esgrimieron los solicitantes y si hay un acta o resolución que señale que la partida del académico obligó a volver atrás el trámite de las entrevistas de los concursantes para el cargo de ministro de la Corte, el cual al final fue para Adriana García Nieto.

Sobre ese último punto, la denuncia que radicó Sebastián López, secretario General de la Unión Judicial, resalta que el alejamiento de Cuadros en la segunda audiencia de entrevistas significó una obstrucción al regular funcionamiento del Consejo, dado que el resto de los integrantes del órgano convocó a la suplente y con la nueva conformación, volvió a entrevistar a los primeros postulantes.

 

Tras la denuncia, Oscar Cuadros está en la mira bajo la figura del artículo 249 del Código Penal.


El hecho resultó un escándalo y causó malestar en Tribunales. Todo se desencadenó el 4 de abril cuando Cuadros se reunió con sus pares y denunció que no podía participar de la elección del cortista porque se veía impedido de hacerlo por los ataques que había recibido a través de noticias falsas en las redes sociales. La publicación lo criticaba como abogado y como decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica de Cuyo, ya que se mencionaba, entre otros puntos, que los docentes en dicha unidad académica son elegidos "a dedo", lo que contradecía su postura en contra del mecanismo de selección de jueces. Inclusive, el académico había asegurado que una discusión que había mantenido con el ministro de Gobierno, Emilio Baistrocchi, otro de los consejeros, había sido replicada en dicha publicación. Como no tuvo el respaldo de sus colegas, decidió retirarse. En ese marco, había explicado que la denuncia es una continuidad de la persecución política del Gobierno a "voces disidentes", cuyo inicio fue el accionar de trolls en las redes sociales.

La denuncia remarca que su partida del Consejo fue "intempestiva" e "injustificada", bajo "razones estrictamente personales, subjetivas, ajenas y extrañas a alguna causal objetiva que impidiera cumplir sus funciones".

Luego de reunir las pruebas, la jueza Lucero debe definir si Cuadros incurrió en un delito e indagarlo o, por el contrario, si lleva a cabo una especie de archivo del caso.