Mates con edulcorante y en familia. Así fueron las primeras horas del domingo para el gobernador Sergio Uñac.

Según dijo el primer mandatario en su encuentro con la prensa,  el sueño le jugó una mala pasada y dejó de lado el despertador para dormir una media hora más. "Me quedé un poco dormido", dijo entre risas.

 

Mientras la prensa aguardaba por la salida del primer mandatario provincial,  envió a los periodistas  café con  sanguchitos. 

 

"Me acosté temprano, como a la una, pero el de ayer ue un día muy intenso", contó y afirmó que el sábado lo dedicó a visitar a su madre y algunos amigos de la infancia en su departamento natal.

 

"No es una cábala, pero siempre vuelvo", afirmó y además, contó que también le dedicó tiempo a un encuentro con los precandidatos  de su partido.