En el armado de la lista en las elecciones del año pasado, Martín Gutiérrez encabezó la nómina de concejales del frente oficialista que en Zonda conduce el intendente Miguel Atampiz. La fórmula triunfó y, por el casillero que ocupaba, era de esperar que el entonces edil electo ocupara la presidencia del Concejo Deliberante, pero, al final, quedó relegado. Ese fue el punto de partida para la ruptura política con el jefe comunal, al punto que Gutiérrez viene acompañando a dos opositores y ha inclinado la balanza hacia ese sector, lo que ha provocado que se hayan aprobado pedidos de informes sobre la rendición de diversos gastos y que funcionarios del Ejecutivo municipal hayan tenido que dar explicaciones.

La situación es parecida a la que salió a la luz en Rawson a raíz de un conflicto con el gremio Suoem, que reflejó un choque entre el intendente Rubén García y el titular del Concejo Deliberante, Juan Carlos Salvadó (ver Cruces entre...). En Zonda, el bloquista Atampiz echó mano a dirigentes de distintos sectores para quedarse con la reelección. De hecho, en el departamento señalan que la lista de concejales tiene una impronta más peronista que del bloquismo. Es más, Gutiérrez resaltó que es justicialista. Al ser consultado sobre el quiebre político, el concejal evitó dar detalles, aunque señaló que "después de que se ganaran las elecciones, Atampiz no se comunicó más conmigo. Puso al presidente del Concejo y nunca más buscó el diálogo". De esa manera, al frente del Legislativo municipal quedó Gonzalo Oyola, un hombre más cercano a Atampiz. Y el otro edil que sigue bajo su línea es Sergio Martínez. Así, en los papeles, de contar con tres votos sobre dos, el intendente zondino se quedó en minoría en el Concejo, lo que le puede acarrear muchos dolores de cabeza, teniendo en cuenta que le quedan más de tres años de gestión.

Los cruces volvieron a trascender luego de que el martes pasado un funcionario del área contable tuviera que dar explicaciones sobre las entradas vendidas en la Fiesta Provincial Cerro Blanco, la cual se hizo en marzo, antes del aislamiento por la pandemia del coronavirus. La concejal Silvana Fernández, del Frente Con Vos; su par Carlos Cortes, de San Juan Primero, y el propio Gutiérrez encararon la embestida dado que no les cierran los números. Según señalaron, los tickets informados como vendidos por el municipio fueron poco más de 6.200 cuando al festejo concurrieron entre 10 mil y 12 mil personas. Además, indicaron que los precios de las entradas se habían fijado por ordenanzas, pero se redujo el valor de una de ellas y no se hizo una nueva norma.

Los tres concejales también señalaron que no han tenido respuestas concretas sobre el destino que el jefe comunal le ha dado a los 2,8 millones de pesos que recibió el municipio de la provincia para hacerle frente a la crisis sanitaria por el Covid-19. Se trata de una partida que salió del Fondo de Desarrollo Regional (Fodere) para todas las comunas, que se repartió en base a los índices de coparticipación y que tuvo como fin reforzar el tema sanitario, la seguridad y la asistencia social frente al impacto económico a los sectores vulnerable por el parate de las actividades debido al aislamiento. Según indicaron Fernández, Cortés y Gutiérrez, desde el Ejecutivo les contestaron que el dinero se encontraba en el banco, sin demasiadas precisiones. Los ediles manifestaron que quieren saber por qué los fondos no están registrados en las planillas y que, si se encuentran en una entidad bancaria, que les brinden información sobre el estado de cuenta y los movimientos que pudieron realizarse.

  • Cruces entre las máximas autoridades

"Transgredió los códigos internos de la gobernabilidad del municipio", dijo el intendente de Rawson, Rubén García. Su definición apuntó al presidente del Concejo Deliberante, Juan Carlos Salvadó, quien había convocado a discusión paritaria al gremio Suoem, sin consultar con el Ejecutivo. Es que la estrategia del jefe comunal fue en otra dirección, ya que apostó a solucionar el problema laboral que se había generado con el sindicado en una audiencia de conciliación obligatoria en la Subsecretaría de Trabajo. Un claro ejemplo de decisiones encontradas. "Al intendente le hice un bien al solucionarle el paro" con Suoem, había manifestado Salvadó frente a las diferencias entre las máximas autoridades municipales. Además, negó que tenga una interna con García y que quiera socavar su gestión. Pero el intendente respondió que "cada poder tiene su rol, que uno quiera interferir en el otro me parece inadecuado".