Los expertos aseguran que no todas las várices son evitables, pero hay cosas que sirven para tratar de prevenirlas. Hacer ejercicio de piernas es una de ellas, porque los músculos de las pantorillas promueven la circulación de la sangre desde las piernas hacia el corazón.

También sirve colocar las piernas en alto para descomprimir la carga de los vasos sanguíneos, por eso es que las piernas de los afectados suelen estar menos hinchadas por la mañana.

 

Si se tiene predisposición genética, con estas técnicas citadas se podrá retrasar su aparición.

 

Cuándo aparecen

Las várices aparecen cuando las válvulas que en realidad evitan que la sangre quede estancada en las piernas ya no hacen del todo su trabajo y las venas se ensanchan. No está del todo clara la relación entre el funcionamiento de esas válvulas y el grosor de las venas, pero ambos factores hacen que la sangre ya no circule como debería al corazón, por eso las várices suelen darse a la altura de las pantorillas.

 

Más consejos prácticos

 

• Evitá una vida sedentaria.

• Evitá estar muchas horas de pie o sentada/o con poco movimiento.

• Hacé ejercicio regularmente.

• Usá calzado cómodo.

• Poné en alto los pies al sentarse en un sillón o elevá la parte final de la cama.

• Evitá saunas o calor intenso localizado.

• Use medias de compresión si el médico se las recomienda. Estas medias hacen presión suave en sentido ascendente por la pierna. La presión evita que la sangre se acumule en las venas y disminuye la hinchazón de las piernas.