Llegar cerca del escenario fue una tarea imposible. Quien lo logró demoró más de 15 minutos en hacerlo, ya que casi no quedó espacio libre para caminar. Fue en la Fiesta Provincial del Cerro Blanco que organizó el municipio de Zonda para celebrar el 82do aniversario del departamento.

Pese a que se realizó la noche del domingo pasado y que al día siguiente hubo que trabajar, unas 8.000 personas coparon el Camping del Cerro Blanco donde se llevó a cabo. El sorteo de una casa entre el público y la actuación de Sergio Galleguillo fueron las razones de tal concurrencia según dijo la propia gente.

Las actividades arrancaron a las 22 y una hora después, en la zona parquizada frente al escenario destinada a albergar al público, ya no entraba un alma. Por la demanda los puesteros de comida tuvieron que armar más mesas lo que dejó muy poco espacio libre para circular.

Es por eso que la gente que llegó más tarde tuvo que conformarse con instalarse en las mesas propias del camping junto a los parrilleros y hasta detrás de los stands y cualquier espacio disponible desde donde se pudiera ver el escenario.

‘Mañana hay que madrugar para ir a trabajar pero quise venir con mi familia para divertirnos un rato y ver si nos ganamos la casa. Espero que tengamos suerte’, dijo Miguel Agüero que llegó al camping a las 22 y tuvo que instalarse casi a la entrada del complejo y conformarse con ver los espectáculos desde lejos.

Comprar algo para tomar o para comer también resultó una tarea titánica. Frente a los puestos de comidas se formaron filas interminables de gente que tuvo que esperar hasta 20 minutos para poder hacer su compra.

En algunos lugares hasta se quedaron sin los grandes vasos en los que cabe un litro de cerveza y tuvieron que usar varios vasos más chicos para vender el contenido de una botella. ‘No me importa tener que esperar o que me pisoteen y recibir algunos codazos. Lo que importa es que voy a poder disfrutar del show de Sergio Galleguillo que es mi ídolo’, dijo Marisa Mercado que asistió a la fiesta con sus amigas.

A la medianoche seguía llegando gente a la fiesta cargada con reposeras y conservadoras. Pero se les resultó imposible instalarse cerca del escenario. Algunas familias ocuparon algunos espacios libres al costado del mismo, en el sector destinado como estacionamiento para las movilidades de los funcionarios, invitados especiales y los artistas que participaron del evento.

Pero la multitud no fue lo único que se destacó en la fiesta más importante de los zondinos, sino también el entusiasmo popular. Tanto los niños como los jóvenes y los adultos se divirtieron con nieve artificial y cantando y bailando con los diferentes artistas que desfilaron sobre el escenario.

Palo Santo, el dúo zondino que fue declarado ’Revelación de la Fiesta Nacional del Sol, fue el primero en encender la alegría de la gente con sus canciones.

Aunque uno de los momentos donde se desató la ‘locura’ fue cuando apareció en escena Sergio Galleguillo. En señal de bienvenida la gente arrojó nieve artificial y harina a mansalva. Los funcionarios sentados en primera fila, entre ellos el intendente de Zonda, Miguel Atampiz, y el ministro de Gobierno, Emilio Baistrocchi, tuvieron que alejarse un poco del público para no quedar cubiertos con estos productos.

Por casi dos horas Galleguillo mantuvo encendido el entusiasmo de la gente que, pese a la hora, se mantuvo intacto y se redoblo cuando subió al escenario el cuartetero Damián Córdoba para cerrar el evento a pura fiesta.

 

Protagonista

 

Javier Olmos - Ganador de la casa

Javier Olmos es de Ullum y ganó la casa que el municipio de Zonda sorteó durante la Fiesta Provincial del Cerro Blanco. El hombre es casado y tiene dos hijos. Hace tiempo que se quedó sin trabajo y hace changas para mantener a su familia.