Debutante. Apolo fue el primer perro que se sumó al equipo terapéutico de Anivi para trabajar en la contención de los niños víctimas de abuso. Ahora se sumó Aisca, también golden retriever.

 

 

La medida comenzó a aplicarse a principios de este año y ya es considerada altamente efectiva. Se trata del uso de perros para abordar los casos de abuso sexual a menores con el objetivo de contener a las víctimas y favorecer su apertura para relatar el trágico hecho que protagonizaron. Desde Anivi (Centro de Abordaje Integral de Niños, Niñas y Adolescentes Víctimas), dependiente de Poder Judicial, dijeron que gracias a esta estrategia se logró agilizar la investigación de este delito. El fundamento: el clima amigable que genera la presencia del animal propicia una mayor apertura de la víctima, lo que implica que demora menos comenzar a relatar los hechos y logra hacerlo con mayor soltura y, sobre todo, con mucho menos angustia. Actualmente este centro cuenta con dos golden retriever que cumplen esta misión.

Sergio Cúneo, de Anivi, dijo que antes de usar los perros en el abordaje de estos casos se demoraba el doble de tiempo lograr que un niño víctima de abuso sexual entablara un vínculo con el psicólogo y comenzara a relatar el trance por el que atravesó. Pero que esta situación cambió lo que permitió agilizar la investigación. "El perro es un medio facilitador para que el niño entre en un ambiente de mayor confianza, para bajar su niveles de ansiedad y angustia y para crear un nexo con el terapeuta. Esto lo predispone a entrar en una situación amigable, a cambiar el estado de ánimo que le dejó su mala vivencia y a relatar los hechos con menos dificultades", dijo Cúneo.

Apolo, perteneciente al Poder Judicial, fue el primer perro que ingresó a Anivi para prestar este servicio.

Ahora se sumó Aisca, de la División Cannes, para complementar la tarea de su compañero. "Hay casos más complejos en los que se necesita la presencia de ambos animales para contener a las víctimas. Además, su intervención es requerida casi a diario por eso fue necesario incorporar a Aisca para evitar que Apolo se cansara demasiado o se estresara", dijo Cúneo.

Ambos perros no sólo contienen a los chicos mientras están en la Cámara Gesell junto al equipo de terapeutas. Sino que también los acompañan mientras su madre o su padre realiza la denuncia del abuso sexual al que fue sometido su hijo. "Apolo y Aisca se alojan en la División Canes de la Policía, pero ahora tenemos proyectado que permanezcan en Anivi para evitarles los trastornos del traslado y porque ya crearon empatía con el lugar y con los especialistas", dijo el hombre.

 



>El lugar

El Centro de Abordaje Integral de Niños, Niñas y Adolescentes Víctimas (Anivi) se creó para dar respuesta a los numerosos casos de abuso infantil. Su objetivo es brindar asistencia, contención y orientación jurídica, psicológica, social y de salud a la víctima y a los denunciantes. Está abierto las 24 horas del día y todo el año.

 


>Alta tecnología

Anivi cuenta con un innovador sistema de entrevistas para proteger la integridad del niño y sus familiares. Se trata de un sistema de tres cámaras ocultas de alta definición. Las entrevistas quedan registradas en diferentes soportes digitales y pueden ser monitoreadas a la distancia y en tiempo real.

 


>Una raza noble

Por sus características de comportamiento, el perro golden retriever es utilizado en otros países por instituciones que trabajan en la recuperación de niños con alteraciones de conducta. Esto se debe al vínculo que establece con los menores y a que se transforma en un compañero incondicional.