Controles de tránsito. Efectivos policiales hicieron controles en varias zonas. Detuvieron vehículos para saber a dónde se dirigía la gente y para advertirle de las nuevas medidas. 

La nueva cuarentena tuvo su debut. Las calles lucieron diferentes a sábados anteriores. Hubo poco tránsito vehicular y casi nada de gente caminando por las veredas. De hecho, según datos de la Secretaría de Seguridad, durante la jornada de ayer circuló menos de la mitad de la gente que lo hace un sábado tradicional. Y mientras en las calles de San Juan hubo poco movimiento, se vio mucho la presencia de la Policía de San Juan, que incrementó los controles después de las 18, cuando sólo pueden circular los trabajadores esenciales (ver aparte).

Ayer no fue un día más para San Juan. Fue el inicio del nuevo aislamiento. En el microcentro es donde más se notó la poca cantidad de personas. El silencio por momentos se mezcló con el ruido de los vehículos que circularon, mientras que el paso acelerado de las personas que caminaron por las calles dejó en evidencia que el día no era igual a otros.

La Peatonal. Cerca del mediodía, cuando suele haber mucha gente, la Peatonal lució prácticamente vacía. 

Con conos para advertir que no se puede entrar y hasta con efectivos policiales en algunas zonas, la Peatonal lució casi vacía durante toda la jornada. Esto, a pesar de que hubo algunas personas mirando vidrieras y unos pocos que llegaron a comprar porque creían que la cuarentena empezaba en la noche del sábado. No hubo gritos de niños, ni personas esquivando las mesas de los cafés o restoranes. Por el contrario, por momentos sólo se vio caminar por las veredas del microcentro a los integrantes de las brigadas de prevención de la Municipalidad de la Capital. Y al igual que en la Peatonal, otros rincones sanjuaninos que habitualmente suelen ser el punto de encuentro de muchas personas, como lo son las paradas de colectivo (de calle Mendoza y de Libertador) y la plaza 25 de Mayo, esta vez permanecieron casi desiertos. De hecho, en la plaza las palomas caminaron por los bancos, la fuente y las veredas como si nada las ahuyentara.

Fuera de las cuatro avenidas del centro, el movimiento fue mayor, pero no muy diferente. El centro de Villa Krause no tuvo las veredas llenas, mientras que en algunos barrios de Capital sólo se vio gente en el ingreso de los almacenes de barrios, verdulerías y farmacias. Otros lugares que mostraron mayor concurrencia de gente fueron los cajeros automáticos.

Con más gente. Los almacenes de los barrios fueron los lugares que contrastaron porque hubo más personas, haciendo compras.

Otra postal que dejó el primer día de cuarentena fueron los retenes de la Policía. Los efectivos salieron a las calles y fue muy habitual ver patrulleros recorriendo los barrios y los controles de tránsito como los que hubo en marzo y agosto del año pasado, cuando San Juan estuvo en Fase 1. En estos controles, los efectivos comentaron que la mayoría de las personas que circularon lo hicieron para comprar elementos de primera necesidad. En este contexto, Carlos Munisaga, secretario de Seguridad, dijo que hubo un muy alto acatamiento de las medidas. "Apostábamos a la responsabilidad de la gente y vemos que muchos cumplieron. Hay más de un 50% menos de gente que la que vemos en sábados normales y eso muestra el cumplimiento. Esperamos que este compromiso siga en los próximos días", dijo el funcionario y comentó que unos 1.500 efectivos están a cargo de controlar los protocolos covid en San Juan.



 

> Después de las 18, las calles parecieron un desierto

 

En el contexto de las nuevas restricciones, el centro sanjuanino pareció un desierto luego de las 18. Es que las nuevas medidas establecen ese horario como el límite para que circule la mayoría de las personas (sólo lo pueden hacer los trabajadores esenciales). Los colectivos en ese horario viajaron casi sin pasajeros y a diferencia del resto del día, la tarde-noche mostró las calles más vacías. Casi no hubo tránsito vehicular ni gente caminando. Los supermercados y farmacias, entre otros, cerraron sus puertas a esa hora y la Policía se vio con más presencia.

  • Murió Don Llanos, trabajador ícono

Patricio Llanos, el sanjuanino que fue homenajeado por este medio para el Día del Trabajador, murió a los 91 años por covid-19. Don Llanos trabajaba sin parar a pesar de su edad. Desde su entorno familiar comentaron que se enfermó y que falleció pocos días después.