Arriba de los caballos y lookeados de igual manera que los demás gauchos, los niños también fueron protagonistas de la cabalgata. Y muchos lo hicieron para acompañar a sus papás, abuelos o tíos. Con sólo 6 años, Lucas Molina cabalgó solo en un caballo, junto a su papá. Atrás de él, Manuel Cabello, de 9 años, hizo lo propio junto a su abuelo, mientras que otros chicos fueron hasta con las mamás de algún amigo, y todo para estar presentes. En la llegada a la difunta la gente los aplaudió con más fuerza, ya que se valoró el esfuerzo que ellos también hicieron. 


A lo largo del camino los chicos disfrutaron a su manera de esta experiencia, que para algunos fue la primera de muchas. Algunos se durmieron tapados con ponchos, en el lomo de los caballos o en algún sulky; otros fueron tomando la leche en la mamadera y no faltaron los que dijeron presente a pesar de que aún no dejaron el chupete. Así fueron las estrellas y todos quisieron fotografiarlos. 

 

Listos para recibir los padres
Son todos primos y pertenecen a la agrupación Tradición y Amistad de Chimbas. “Los Manrique”, como se los conoce, esperaron en la Difunta Correa a sus papás que cabalgaron. 
Empilchado y dormido
Con su abuelo, uno de los minigauchos también se quedó dormido. Luego de cabalgar tapado con un poncho, pero sin perder la boina, se convirtió en uno de los niños más observado por el público. 
Chicos con un poco de sueño
Ignacio Camforte, su hermana Micaela, su mamá Claudia y algunos amigos fueron a la Cabalgata de la Fe por primera vez. Los chicos, que forman parte de la Agrupación José Dolores, salieron temprano y a Ignacio lo venció el  sueño y se durmió en el sulky. 
 
Desde Caucete y Zonda
Carola Yacanto y Micaela Torres llegaron a la Difunta Correa desde Caucete y Zonda, sólo para que sus hijos vieran la cabalgata. Los chicos fueron vestidos de gauchos. 
Promoción de San Antonio
El cura Aníbal Sánchez y otros representantes de la Parroquia de San Antonio, de Sarmiento, fueron hasta el paraje Caucetero para promocionar la procesión del próximo 13 de junio. 

 

Para las placas

Tras los actos hubo dos inauguraciones. Una de ellas fue un mural de la Difunta Correa y la otra fue una pared en la que colocaron todas las placas recordatorias de esta travesía. Esto, porque estaban dispersas en distintos sectores del paraje caucetero. Este sector se abrió para colocar todas las placas de las futuras cabalgatas. 
 

El tiempo


Muchos de los gauchos pensaron que la mañana iba a estar muy fresca, sin embargo esta vez el tiempo jugó una buena pasada. Gran parte de la jornada estuvo nublada y amenizó el paso de los caballos. Sin embargo cuando el sol salió se hizo sentir con mucha fuerza. Esto fue cerca del mediodía. 


 

Libros de regalo
Miguel Montaño estuvo a la vera del camino regalando a los jinetes, principalmente a los de otras provincias, el libro “Cabalgata de la Fe a la Difunta Correa”. Además, sacó fotos para publicar uno nuevo durante el año que viene.