Relax. Por falta de espacio en los paradores y el embarcadero, varias personas que visitaron la Ruta Interlagos tuvieron que ubicarse a orilla del agua. Tuvieron una vista privilegiada y se apartaron del ruido.


 

Entre los cerros, cerca del borde del agua y en medio de un terregal. En cualquier lugar disponible la gente armó su picnic. Es que en los lugares preparados para este fin no entraba nadie más. Los paradores y el embarcadero de la flamante Ruta Interlagos, en Zonda, quedaron chicos por la cantidad de visitantes. Hace una semana que se inauguró este camino que une los diques Punta Negra y Los Caracoles y la gente sigue haciendo fila para recorrerlo. Desde el Gobierno se mostraron sorprendidos por el furor popular que ocasionó esta obra.


Justo en el comienzo del espejo del agua, pegado al guardarrail, ya había autos estacionados unos al lado de otros. Es que en ninguno de los 5 paradores había lugar para que entrara otro vehículo. Las 35 mesas disponibles en estos sectores estaban todas ocupadas, incluso la gente armó su picnic entre los autos y usando el capot del propio como mesa. ‘Pensamos que como pasó una semana de que fue inaugurada iba a haber poca gente por eso no trajimos ni en qué sentarnos. No esperamos encontrar todo repleto. No nos queda más que tender el mantel sobre el suelo y sentarnos alrededor‘, dijo Mónica García que fue junto a su esposo y tres hijos a conocer la nueva ruta.

Sin cesar. El tránsito por la ruta se mantiene en forma permanente, especialmente por quienes dan varias vueltas para encontrar dónde parar.


La familia Rodríguez pensó lo mismo. Llegó a las 14 a la zona del perilago y no tuvo espacio para estacionar. Decidió desviarse de la ruta, tomar una huella de tierra en no muy buen estado para llegar hasta la orilla del agua. Se llevó una sorpresa cuando vio que otras varias familias habían hecho lo mismo. En este espacio convergieron con los pescadores que a esa hora también habían copado la orilla del perilago.

 

Al pique. Los sanjuaninos amantes de la pesca se apoderaron del perilago para poner en práctica el arte de pescar.


El embarcadero mostró una postal similar, repleto de gente y de vehículos, pero con un plus. Aprovechando el piso de la rampa y su pendiente, los niños se divirtieron andando en bicicleta y skate.


En familia, el pareja o en grupo de amigos, la gente visitó la Ruta Interlagos que ya también comenzó a recibir turistas. Visitantes de Buenos Aires, Neuquén y La Rioja llegaron a la provincia para conocerla. ‘Cuando nuestros familiares nos avisaron que ya habían inaugurado este camino, inmediatamente organizamos el viaje a San Juan para conocerlo. Imaginábamos que el lugar sería hermoso, pero la verdad que el paisaje superó todas nuestras expectativas‘, dijo Roberto Marín, de La Rioja.