Madrazas. Las bomberas de Ullum hacen un esfuerzo doble cuando deben trabajar y a la vez tener a sus chicos en el cuartel, pero todas confesaron que aman su trabajo y que poder compartirlo junto a sus hijos es un extra.

Todo empezó cuando una de las madres no tuvo con quién dejar a sus hijos. Entonces, desde la Municipalidad de Ullum la autorizaron a realizar la guardia junto a los niños. Ese fue el puntapié para que las siete madres que tiene el cuerpo de Bomberos Municipales de Ullum comenzaran a tener una rutina especial cuando les toca guardia y por diferentes circunstancias no tienen quién cuide a sus chicos: los llevan al cuartel. Allí dibujan, juegan y de paso viven a pleno la vocación de sus madres. Eso sí, si surge una emergencia, las mamás permanecen en el cuartel como radio operadoras o sus chicos quedan bajo la mirada de otras mamás bomberas en la misma guardia, por lo que no quedan solos y ellas no le restan responsabilidad a su trabajo.

Saludo. Los chicos ya saben uno de los saludos de rutina y también los nombres de los diferentes elementos de rescate.


En total, de los casi 20 integrantes del cuerpo de bomberos, hay siete madres, que en total tienen 11 hijos. Nunca estuvieron todos juntos, aunque los niños se conocen entre sí y por eso, Bomberos de Ullum es como una gran familia.


“Son guardias de 8 horas y los niños se portan muy bien pese a todo. En la medida de las posibilidades siempre tratamos de que algún familiar los cuide, pero no siempre se puede y por eso, que nos hayan autorizado en esos casos es un gran alivio”, dijo Marcela Pérez (27), mamá de Lautaro (9), Thiago (5) y Natacha (2).


Mientras están junto a sus madres, los chicos juegan dentro del cuartel, dibujan, en época escolar hacen los deberes y también aprenden sobre el rubro. Ya se conocen de memoria todos los elementos de rescate y ayudan a limpiarlos, saben hacer el saludo de formación y todos quieren ser bomberos cuando sean grandes.


“Sabemos que las jornadas son largas y que a veces se aburren, pero siempre es tranquilizador tenerlos al lado. Hace un tiempo, me tocó guardia de noche y a las 4 de la mañana me llamó mi hija diciéndome que me extrañaba. Se me estrujó el corazón y sólo deseé que estuvieran ahí conmigo. Pero esto es lo que elegimos, nos apasiona y sabemos que tiene mucho de sacrificio”, relató Nadia Suárez (29), mamá de Briana (5) y Felipe (3).


Cuando tocan guardias en las que una o dos mamás deben llevar a sus hijos, los compañeros ya saben que si ingresa un llamado por intervención, al menos una de las mamás quedará en el cuartel apoyando como radio operador. O de lo contrario, los pequeños de la bombera que deba salir quedarán bajo el cuidado de otra compañera.

 

Sin dudarlo. Tanto las niñas como los varones no tienen dudas a la hora de elegir su profesión cuando sean grandes: combatir el fuego como mamá.


 

Si las guardias son de día, los chicos que deben acompañar a sus madres saben que tendrán un extra: poder jugar en las lomas que rodean al cuartel o mirar los animales de las caballerizas en el mismo predio.


Bomberos Municipales de Ullum tiene su cuartel en el ingreso a Villa Ibáñez y fue creado en marzo de 2016. Ellos, dijeron, tienen al menos una intervención por día, en un departamento que nunca antes tuvo cuerpo de bomberos.

‘Este era un proyecto de vieja data, que considerábamos de importancia porque si bien no estamos tan alejados de la ciudad, cuando sucedían siniestros no quedaba otra opción que esperar a los de la Policía. En la historia del departamento ni siquiera hubo un cuartel de bomberos voluntarios, por lo que entendemos que logramos un avance importante‘, explicó Matías Ottenshimer, a cargo del destacamento.

Segundo municipal

El cuerpo de Bomberos Municipales de Ullum es el segundo de este tipo, pues en 2014 fue creado el de Santa Lucía. Esto implica que sus integrantes cobran como si fueran contratados de las municipalidades. El resto de los cuerpos de Bomberos en San Juan son de voluntarios y de los que dependen de la Policía.

Las intervenciones

Bomberos de Ullum hasta ahora ha intervenido en incendios de pastizales y algunas viviendas, secuestros de caballos sueltos, siniestros viales y pedidos de rescate varios, como también en la búsqueda de personas. Trabajan con un camión municipal pero este año aspiran a tener el carro de bomberos propio.