El juez federal de Córdoba Alejandro Sánchez Freytes citó a declaración indagatoria a Hugo Moyano para el próximo 31 de mayo. El líder camionero fue imputado por lavado de dinero y defraudación en una causa que investiga un negociado con la compra de propiedades en La Falda.

 

 


El Sindicato de Choferes de Camiones pagó $6 millones por cinco inmuebles que habían sido adquiridos dos meses antes por otra persona por un valor mucho más bajo: 310.000 pesos. La brecha entre ambas operaciones provocó una denuncia de la Unidad de Investigación Financiera (UIF) y la imputación por parte del fiscal del caso, Gustavo Vidal Lascano.

 

También fue citado a declarar Paulo Villegas. Además, entre los imputados figuran Carlos Mesias, que es la persona que compró los terrenos y luego se los vendió a Camioneros, Jorge Cappuchio y Enrique Mariñasky, todos partícipes de las operaciones en distintas etapas.

 

Esta no es la única causa abierta contra el referente del movimiento obrero. La Policía Federal allanó hoy la sede central de Camioneros en el marco de una causa en la que se investigan maniobras extorsivas contra empresarios del transporte, vinculadas al otorgamiento de habilitaciones para sus choferes.

 

Este operativo se llevó a cabo tras el allanamiento a la sede San Miguel del sindicato, donde días atrás se incautaron 130 mil dólares y más de 300 mil pesos de una caja fuerte. En este caso, los efectivos policiales fueron directamente a la oficina del titular del gremio, Walter Rojas, y allí encontraron la caja fuerte con el dinero, que estaba separado en distintos fajos y tenía anotados diferentes nombres.

 

Por otro lado, Moyano también es investigado por su rol como presidente de Independiente. A principios de mayo, el juez federal de Quilmes, Luis Armella, secuestró documentación y los comprobantes de pago de cheques millonarios que involucran a Hugo y Pablo Moyano en una trama de lavado de dinero.