Los porteños se vieron sorprendidos ayer por un fuerte olor a quemado y una cortina de humo que se volvió cada vez más perceptible con el correr de las horas. Desde ese momento comenzaron las especulaciones sobre las causas de este fenómeno inesperado: primero se habló de un incendio en la Reserva Ecológica que está en la Costanera sur, pero luego se supo realmente qué fue lo que pasó.

 

La Reserva Natural de Punta Lara, en el partido de Ensenada, ubicada a escasos 20 kilómetros de la ciudad de La Plata y en una zona ribereña, se incendió anoche y desde entonces genera una humareda que, por la acción del viento Este, cubrió -y aún afecta- un vasto sector de la Capital.

 

Los bomberos informaron inicialmente que se trataba de una quema de pastizales en Ensenada, a la altura del kilómetro 40 de la autopista La Plata-Buenos Aires, pero poco después las informaciones precisaron que el fuego abarcaba una extensa zona de la reserva natural.

 

La densa nube de humo y fuerte olor que cubrió una vasta zona de la ciudad de Buenos Aires generó que cientos de vecinos compartieron fotos en las redes sociales.

 

 

Debido a que el lugar es inaccesible para las autobombas, se intentó apagar el fuego a través de un método manual, denominado comúnmente como "chicotazo": se golpeaban directamente las llamas con lonjas de cuero, y con mochilas hidrantes, ya que al lugar sólo se puede llegar a pie.

 

Por esa razón, los bomberos especulaban con que el canal Pereyra hiciera de contrafuego natural, aunque igualmente se buscaban caminos alternativos para acceder a la línea de fuego.

 

"Fuimos alertados alrededor de las 20, y acudimos con una unidad desde el lado de Punta Lara y con otra de El Dique", dijo Leonardo Curciarello, comandante mayor de Bomberos de Ensenada.

 

Posteriormente se sumaron otras unidades provenientes de la zona.
Curciarello confirmó que "el camino está muy deteriorado, no se puede acceder con vehículos pesados y estamos tratando de hacerlo por autopista (Buenos Aires-La Plata), a 4 kilómetros del fuego".

 

Precisó que "el foco ígneo abarca una superficie (importante) con una cabeza de avance de 300 metros, aproximadamente".

 

Hasta minutos antes de la medianoche, no se daban precisiones sobre la magnitud del siniestro ni acerca de las causas del foco.

 

En tanto, una densa nube de humo y fuerte olor cubrió una vasta zona de la ciudad de Buenos Aires, donde cientos de vecinos compartieron fotos en las redes sociales.

 

La secretaria de Seguridad del partido de Ensenada, Susana González, aclaró a C5N que "no tenemos problemas ni denuncias de gente que esté con padecimientos respiratorios".