Alejada de los medios tradicionales de comunicación, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner utilizó una vez más sus redes sociales, esta vez para cuestionar a Mauricio Macri por sus declaraciones sobre la situación económica y el rol de Cambiemos, y también para intentar desacreditar la declaración del financista Ernesto Clarens, quien le dijo al juez Claudio Bonadio que ella estaba al tanto de las maniobras.

 

 

"Macri dice que sin Cambiemos en el gobierno esta tormenta hubiera terminado como en el 2001; y un “arrepentido” del planeta Bonadío, a quien no conozco y sólo escuché nombrar en televisión, dice que yo le daba órdenes. Y pensar que había algunos que decían que la loca era yo", lanzó desde Twitter.

 

Macri sostuvo este martes en la reunión de Gabinete ampliado que "sin Cambiemos en el Gobierno, esta tormenta hubiese destruido hasta el último cimiento de la Argentina como pasó hace 17 años".

 

 

 

 

 

A Clarens lo criticó sin nombrarlo. Es que el ex financista K, en el marco de la causa conocida como "los cuadernos de la corrupción, confirmó en su declaración que tanto Néstor Kirchner como Cristina Fernández “estaban al tanto” de los pagos que se le encomendaban a través de terceros, aunque afirmó que no los conoció personalmente y que ellos tenían, en el 2003, referencias de él como “el financista de Lázaro Báez”.

 

Clarens fue uno de los últimos empresarios en lograr convertirse en imputado colaborador.