La  ministra de Seguridad, Patricia Bullrich , aseguró hoy que el Gobierno está "dispuesto a discutir" la despenalización de la tenencia de droga para consumo personal, luego de que la ONU le recomendó a la Argentina adaptar la ley al fallo Arriola.


"Estamos dispuestos a discutirlo. Siempre estamos abiertos a la discusión, como discutimos el cannabis medicinal y salió una media sanción en el Congreso, pero hay que pensar todo lo que pasa con la droga y no solamente desde una perspectiva cool, sino con los problemas sociales que tenemos en nuestros país", afirmó la funcionaria en diálogo con Radio La Red.

 

Ayer se conoció que una misión de la ONU realizó un informe sobre la acción del Gobierno frente al tráfico y consumo de estupefacientes y sugirió modificar la ley de drogas para despenalizar la tenencia de drogas para consumo. La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) recomendó adaptar la normativa al fallo Arriola de 2009, cuando la Corte Suprema resolvió la inconstitucionalidad de aplicar una pena a la tenencia de drogas para consumo personal.

 

Consultada por el informe, Bullirch resaltó que en la Argentina "no hay nada más un consumo social". "Atrás del negocio ilegal de la marihuana mueren chicos, hay soldaditos, hay muerte, violencia, hay destrucción de familias. Primero tenemos que poder primero arreglar", apuntó.

 

"Vamos a alentar a que otros vendan, ahí está la contradicción que tenemos. No se puede analizar el uso personal como si la droga se vendiera en una farmacia. El problema es el que vende, el que se mata por eso, el que mata a otro para manejar el negocio" , sostuvo.

 

Además, remarcó que la marihuana que se comercializa en la actualidad es "transgénica". "Es más fuerte. Tiene más materia que genera excitación. En Estados Unidos hay mucha preocupación por este tema", aseveró.

La funcionaria destacó que "el informe dice que la Argentina ha dado pasos muy importantes en el combate contra narcotráfico y para generar un red de protección para las personas que tienen adicciones" y que el Gobierno no lo dio a conocer porque lo había recibido de manera "informal".