¿Presión del FMI? La baja de las retenciones al campo fue el pilar de la campaña de Mauricio Macri. Ahora, se vería forzado a reinstalarlas. Al menos está bajo la lupa del equipo económico de Dujovne.


 

El Gobierno nacional no descarta poner un freno a la reducción del impuesto que grava la exportación de soja, dijo ayer el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, que está sumergido en la difícil misión de reducir el déficit fiscal tras recientes turbulencias financieras y en sintonía con el ajuste del gasto que pide el FMI.

El rumor corrió como reguero de pólvora y puso en alerta a la recordada Mesa de Enlace Agropecuaria que ven que la historia se repite. Así las cosas, las cuatro principales entidades del campo (Sociedad Rural, Coninagro, Confederaciones Rurales y Federación Agraria), ya pidieron una reunión con el presidente, Mauricio Macri y los sojeros se preguntan ¿El Gobierno modificará el actual esquema que prevé una baja gradual de las retenciones a las exportaciones de soja? "No hay nada para anunciar al respecto", sostuvo ayer Dujovne, pero no descartó la posibilidad de frenar la reducción gradual de las retenciones a la soja.

Dujovne señaló que "todas las opciones están sobre la mesa a partir de los cambios en el contexto internacional y la decisión de acelerar la convergencia hacia el equilibrio fiscal".

Dujovne dejó estos conceptos en una conferencia de prensa al finalizar la reunión de gabinete ampliado que encabezó el presidente, Mauricio Macri, en el Centro Cultural Kirchner.

El ministro subrayó que "es lógico que el sector privado especule con qué vamos a hacer, pero no hemos hecho ningún anuncio oficial ni lo vamos a hacer hasta decidir las medidas a adoptar en el camino hacia un déficit fiscal más bajo que el que teníamos planeado en los próximos años".

El economista sostuvo que el Gobierno "trabaja de manera exhaustiva sobre el proyecto de ley de presupuesto del año que viene para asegurarse de tomar medidas balanceadas que no estén concentradas en un solo sector". "La idea es que vayamos a una buena distribución del esfuerzo que vamos a hacer en términos fiscales, que mayoritariamente tiene que venir del lado del gasto con el objetivo de tener un presupuesto cumplible, en línea con los objetivos de déficit y que proteja a los más vulnerables", concluyó.

Macri se comprometió con el poderoso sector agrícola argentino -un aliado clave de su Gobierno- a una baja gradual del impuesto a los embarques de soja como uno de los pilares de la campaña electoral que lo llevó al poder en el 2015. Tras asumir, redujo los tributos desde el 35 al 30 por ciento, pero los problemas fiscales del país lo forzaron a suspender un programa de recorte de 5 puntos por año para reemplazarlo con el sistema actual de reducción mensual, que llevó al impuesto a un nivel de 27,5% en este mes de en mayo.

Ahora analiza no sólo suspender esa reducción mensual para la soja sino que también podría volver a grabar con retenciones a otros granos como maíz y el trigo. En este caso la nueva imposición sería del orden del 10 por ciento. Para colmo, en un contexto de escasez de dólares, el Estado nacional dejará de recaudar en la campaña agrícola 2017/18 unos 1.700 millones de dólares en concepto de retenciones a las exportaciones de soja y sus derivados, luego de que la sequía provocara la pérdida de cerca de 20 millones de toneladas de ese grano oleaginoso.

 

 

>  Mac

ri valoró que el avión no se estrelló   

 

El presidente Mauricio Macri aseveró ayer, al hablar en una reunión de gabinete ampliado, que "el momento más difícil" que atravesó el país fue durante el cual se trabajó para "evitar que el avión se estrellase en 2015" y ratificó que "podemos ser la generación que vino a cambiar la historia para siempre" de la Argentina.

Así lo afirmó el primer mandatario al hablar ante unos 1.400 funcionarios, legisladores e intendentes.

"Hoy más que nunca siento que podemos ser la generación que vino a cambiar la historia para siempre?, enfatizó el jefe del Estado, al brindar su discurso en el que también señaló que el país "tiene todas las posibilidades sobre la mesa y cada uno de nosotros tiene que ser protagonista".También dijo que la confianza que despertó la Argentina en el mundo en los últimos dos años y medio "le permitió al país seguir navegando para hacer frente al problema histórico que es el déficit" y agregó: "Pudimos restablecer relaciones con el mundo entero y el mundo nos recibió con los brazos abiertos como nunca". Al hablar ante ministros, secretarios, legisladores e intendentes de Cambiemos, Macri ratificó que el rumbo tomado por el Gobierno es el correcto y afirmó que "cada día abrimos una puerta y cerramos una pequeña traba". Asimismo, resaltó que "estamos listos para encarar la construcción de esa sociedad que queremos" y manifestó su convicción de que sobre esa base "no tenemos que repetir las historias de frustraciones".

En ese marco, señaló que "sabemos todo lo que hemos avanzado" y mencionó "la lucha contra el narcotráfico, los avances en educación, las obras de infraestructura y de conectividad y el cuidado del medio ambiente", entre otros logros. "No lo decimos nosotros, lo dice la gente cuando vamos a timbrear", apuntó el Presidente. También se refirió al Poder Judicial, al señalar que desde el Gobierno "queremos que los jueces hagan su trabajo sin preguntarle a la política y la Justicia tiene que defender a los ciudadanos que trabajan, que cumplen y no ponerse de lado del que delinque".

 

 

>> El Papa pide por una sociedad más justa  &nb

sp;

 

El papa Francisco abogó por una sociedad argentina "cada vez más justa, fraterna y solidaria", en una carta enviada al presidente Mauricio Macri con motivo del festejo patrio del 25 de Mayo. "Con motivo de la fiesta nacional de Argentina, hago llegar a vuestra excelencia y a todos los hijos e hijas de ese amado país un cordial saludo. Y ruego a Dios, nuestro Señor, por intercesión de la Virgen de Luján, que les conceda los dones necesarios en la construcción de una sociedad cada vez más justa, fraterna y solidaria", dice la misiva fechada el 22 de mayo.