El Presidente Mauricio Macri tuvo que interrumpir su mensaje en la apertura de sesiones ordinarias del Congreso de la Nación al minuto de empezar a hablar. E intentó seguir adelante con humor.

 

El Presidente se señaló la cara y trató de resolver la interrupción con gracia: "No tengo caries, no tengo nada, está todo bien".

 

 
 

Algunos legisladores festejaron el chiste y Macri continuó con su discurso.

Ante los diputados y senadores en Asamblea, el mandatario aparentemente se molestó con un fotógrafo que estaba bajo el estrado. Macri pareció incómodo ante la cantidad de fotos de cerca que le sacaban, frenó su discurso y dijo: "¿No estamos un poquito ya...?".

 

Fuente: Clarín