En Villa Traful. Macri (izquierda), junto al ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos, durante el acto en la localidad neuquina de Villa Traful.

 

El presidente Macri se refirió este viernes a la agresión que sufrió ayer en Neuquén por parte de un grupo de manifestantes que apedreó la camioneta en la que se movilizaba. Aseguró que no le preocupa su seguridad, aunque remarcó que el Gobierno se "ocupa" del tema.

 

"No me voy a resignar a perder contacto con la gente por estas minorías organizadas", afirmó el Mandatario durante una entrevista con Cadena 3.

 

"Viajo por todo el país. Tal vez debo ser el Presidente que más viajó en su primer año de mandato porque para mí es fundamental estar cerca, sobre todo en un año tan difícil como el que hemos tenido", agregó.

 

Ayer, un grupo de personas atacó con piedras el vehículo en que se trasladaba Macri en la localidad de Villa Traful, donde encabezó un acto, y le rompió dos ventanillas. Se trata de la segunda agresión que el jefe del Estado sufre en cuatro meses. Las autoridades de Neuquén apuntaron contra un grupo de integrantes del gremio ATE, de Neuquén. Al menos siete personas fueron demoradas por el hecho, pero ya fueron liberados.

 

"Estamos ocupados en el tema. Hemos recibido amenazas por las redes, por carta, durante todo el año. Hay todo un equipo de gente que ha ido desculando una y otra y algunos han tenido que vérselas con la justicia. Pasó lo mismo en Mar del Plata", explicó.