Juan Carlos Schmid, uno de los secretarios generales de la CGT, advirtió  que "nadie va a aceptar" en el sector privado un aumento de salario del 18 por ciento para este año, tal como lo impulsa el Gobierno nacional. "Nadie se va a sentar a discutir sobre una limitación del 18%", dijo el sindicalista, al ser consultado sobre el porcentaje que exige el Gobierno para las próximas negociaciones paritarias. 

 

Schmid dijo que los gremios que integran la Confederación General del Trabajo pretenden que las negociaciones sean "absolutamente libres, sin piso ni techo" para que las partes puedan llegar a un acuerdo.  En declaraciones a Radio Cultura, el sindicalista se expresó en contra de la idea de que se discutan los convenios colectivos de trabajo dado que esa no fue la causa de la pérdida de competitividad del país en los últimos meses. 

 

El triunvirato de la CGT se le plantó al Gobierno

 

Uno de los jefes de la CGT aclaró que si bien hay críticas a las políticas oficiales, aún quedan puntos de encuentro en un diálogo posible: "No estamos en una hostilidad abierta e irreconciliables con el Gobierno". Consideró que los trabajadores están siendo "testigos de un enfoque económico que no permite la recuperación del consumo, porque, indudablemente, como se lo he manifestado a los funcionarios del Gobierno, no hay moneda en los bolsillos del pueblo trabajador". 

 

"A ese problema del incumplimiento de una mesa tripartita, entre Estado, sindicatos y empresarios, se le agrega también esta falta de certezas en materia económica que está profundizando los problemas", indicó. 

 

En el frente sindical, el Gobierno tiene en puerta varios conflictos y el más significativo es de los trabajadores bancarios que anunciaron tres días de paro en protesta por el freno al acuerdo salarial. Asimismo, la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) realizó una movilización a Capital para denunciar despidos y suspensiones y para rechazar un aumento del 18%. Al respecto, el secretario general del sindicato, Antonio Caló, dijo que reclamarán también la pérdida de poder adquisitivo del año pasado que se ubica en torno al 7%.

 

En Provincia de Buenos Aires, los que están en pie de guerra son los gremios docentes que también rechazaron el aumento del 18% en cuatro cuotas propuesto por el Gobierno de María Eugenia Vidal.